domingo, 6 de agosto de 2017

 ZAPATERO EL GRAN NEGOCIADOR

Un negociador inter partes, debe ser neutral. El problema es, que cuando se da una situación de injusticia, no hay negociadores imparciales, porque como decía el arzobispo Desmond Tutu cuando se es neutral en una situación de injusticia, es que se ha elegido el lado opresor.

A pesar de todo, en el tema de Venezuela, ha surgido un negociador conocido por todos nosotros: el ex presidente Zapatero, el gran negociador, el buenista del talante, que no solo dejó a España sumida en la ruina, sino que además es el causante directo del problema que tenemos en Cataluña.


 Sin que viniera a cuento, porque nadie lo pedía, ni estaba en el programa electoral, ofreció un nuevo estatuto para Cataluña con el compromiso de aprobarlo tal como llegase de allí, fuese cual fuese su contenido.


Sin que viniera a cuento, se cargó el espíritu de la transición mediante  la Ley de Memoria Histórica, que nadie pedia, para refrescar odios que casi todos habíamos olvidado.


Sin que viniera a cuento, se puso a negociar con ETA cuando ya estaba vencida, para atribuirse a si mismo la normalización del País Vasco, llegando incluso a avisarles cuando iba a haber detenciones y haciéndoles creer que tenían posibilidades consiguiendo un fracaso y dando a los terroristas un balón de oxígeno.


El resultado es evidente, problemas en Cataluña, gente que pide la revisión de la transición, odio por todas partes, o sea que el buenismo y el talante han dejado a España convertida en dos bandos tal como la dejaron sus predecesores de hace algo mas de 80 años.


En definitiva, de Zapatero  parten casi todos los males que hoy afectan a los españoles, por lo menos los más graves. Desde el remover la guerra civil, para generar odio entere los españoles, hasta las consecuencias de la crisis económica que no abordó dada su actitud de negar la realidad hasta que fue demasiado tarde, pasando por el crecimiento del sentimiento independentista en Cataluña.


Ahora lo está padeciendo Venezuela, y hasta que no se muera seguirá estropeando  todo en lo que se meta.


Si el buenismo fuese una manera de dirigir el mundo, ya lo hubieran inventado los romanos, y lo hubiera certificado Nicolas Maquiavelo en El Principe. Por desgracia algunos creen que el pensamiento político es algo que se ha inventado en el siglo XXI.


Zapatero: con lo bien que se está en casa con una buena paga..., ¿no conoces la canción?; ... "si no sabes torear, pa que te metes"


No es broma

martes, 1 de agosto de 2017



Las vacaciones, un derecho



Hoy empiezan las vacaciones de muchos españoles, otros estarán preparándose para volver al trabajo.


No ha mucho, la presidenta de la comunidad autónoma de Madrid dijo que no pensaba tomarse vacaciones este año, decisión completamente legítima ya que en principio no parece afecte a la vida de nadie mas que a la suya. Sin embargo ya salieron  a la palestra los de siempre a criticar esa decisión, básicamente porque dicen que las vacaciones son un derecho constitucional.


Y lo son.

Claro que para empezar, no hay que confundir derecho con obligación, porque el que tenga un derecho, lo tiene a su voluntad, o sea, que tanto puede ejercerlo, o reclamarlo, como no.


Pero sobre todo, hay que constatar que las vacaciones, para que sean vacaciones, deben ser pagadas, porque sino, no son vacaciones, son un receso, una interrupción del trabajo para descansar…, lo que se quiera; pero no vacaciones.No puede ocurrir como en los primeros años de vacaciones obligatorias en el Reino Unido, que al no ser pagadas,  obligaba a los beneficiarios a buscar un empleo “vacacional” para poder subsistir durante las vacaciones.


O sea, que está muy bien que la Constitución Española en su artículo 40 obligue a los poderes públicos a garantizar las vacaciones pagadas, lo que pasa es que en realidad los únicos que tienen garantizadas las vacaciones, además de los políticos, son quienes trabajan por cuenta ajena.


Y es que por regla general, los derechos se ejercen frente a alguien, por lo tanto para que uno tenga vacaciones pagadas hace falta que haya otro que las pague y por supuesto en España solo tiene derecho a vacaciones pagadas- por mucho que diga la CE-, quien trabaja para otro, o sea, quien tenga alguien que se las pague, como por ejemplo los políticos que las cobran aunque no se sabe muy bien para quien trabajan.


Así que quien trabaja por cuenta propia, o quien no tenga trabajo, no tiene, de hecho, derecho a vacaciones por mucho que la señora Irene Montero diga que es un derecho constitucional.


Este es el problema de los derechos, que cada vez que alguien establece un derecho, al mismo tiempo tiene que buscar a alguien que lo pague, por lo cual cada vez que alguien promete algo, debería decirnos simultaneamente quien lo va a pagar.


Y dicho sea de paso, son muchísimos los que no se van de vacaciones, el país no está de vacaciones nunca, siempre hay servicios públicos, transporte, bares, restaurantes… todo funciona.


 Sin embargo, en Televisión Española, creen que el país está de vacaciones en su totalidad, dejan de emitir sus principales programas informativos y de opinión, cierran, y se van todos juntos de vacaciones, como si no tuvieran suficiente personal para turnarse; debe ser para que no haya discusiones sobre quien coge el primer turno y quien el segundo.


Es una vergüenza, porque a esos les pagamos entre todos.


No es broma

jueves, 20 de julio de 2017


EL CIRCO JUDICIAL


La administración de justicia, se está  podemizando, cada vez está más en la calle y cada vez peca mas de populismo justiciero olvidando los principios que deben adornar esta institución que tan alejada debería estar del mundo del espectáculo.

Y no sé si es la policía o el propio juzgado el que organiza estos shows mediáticos, como el de la detención de José Ángel Villar, pero en cualquier caso la policía está subordinada al juez cuando actúa como policía judicial, por lo cual la responsabilidad no se le escapa al juez que ordenó la detención.

Ya fuimos testigos de cómo el juez Castro permitía en Palma, la transmisión casi en directo, de los interrogatorios de la princesa Cristina y de Urdangarín, ya vimos la detención de Rodrigo Rato, un número de circo, en el cual incluso, un agente de aduanas se sintió, obligado por las circunstancias televisivas, a bajar con la mano la cabeza de Rato para que entrase en el coche, como en las películas americanas Por no hablar de la actuación del juez Elpidio que quiso actuar como juez estrella y justiciero aprovechando los datos de Wikipedia.

Y es que no se comprenden los números teatrales como el que acabamos de ver con respecto a la detención de Villar: Guardias civiles con chaleco antibalas, centinelas armados en la puerta de la federación (los más corpulentos del cuerpo, claro, lo mejor para la tele) y por supuesto todos los medios de Madrid, acompañando a la policía,  fotografiando y filmando la detención, e instalando cámaras sobre trípodes enfocadas hacia el interior del edificio.

Todo ello vergonzante, no tanto para los medios puesto que esos van a lo suyo, a informar, pero la justicia no puede caer en la desproporción, a facilitar la pena de telediario, especialmente cuando se trata de una actuación inicial, en la que todavía no se han presentado pruebas, que seguro que las hay, pero no justifican ese despliegue de medios ya que los detenidos, no solo no eran violentos, sino que ni se les suponía.

Y es que los jueces estrella y los justicieros no casan con el “show business”. Y para que la justicia sea igual para todos como prescribe el artículo 24 de la Constitución, da igual que sea Villar, Rato o Blesa, son presuntos delincuentes financieros y como tales se les debe tratar, a la justicia auténtica, le da igual sin son presidentes de federación, ex ministros o ex directores de banco.

La culpabilidad se declara en los juzgados, no ante los medios y en la calle y no hacen falta ni chalecos antibalas ni los guardias más fuertes del cuerpo para efectuar una detención de este tipo. Y mucho menos, retransmisiones en directo organizadas por la propia administración de justicia.

En este país, todos tenemos derechos constitucionales, incluso los que se presumen delincuentes, porque uno de los principales derechos es que todo el mundo es inocente mientras no haya una sentencia firme. Y Villar, aunque probablemente lo sea, ya ha sido declarado culpable sin juicio.

Y esto es más propio de una república bananera que de un país serio. Los juzgados, no pueden ser una delegación de medio alguno. 

No es broma

viernes, 14 de julio de 2017




 EL REY

Casualmente, por ver algo, me puse a ver una conexión de TVE cubriendo la visita del Rey de España al Reino Unido, y la verdad, me ha enganchó, me sentí orgulloso de ser español en Inglaterra, aunque vivo en Mallorca.

Solo de ver como
todo el cuerpo institucional británico se volcaba en atenciones al Rey: la familia real, El Parlamento, los líderes políticos, el alcalde de la City - centro financiero británico, y posiblemente mundial-, todo ello, me ha hecho reafirmarme en mi convicción de lo importante que es para España la monarquía constitucional.

Por otra parte, el Rey, cuyos discursos,- aprobados por el Gobierno, como es natural- han sido pronunciados en lugares estratégicos, con reclamaciones, como la de Gibraltar, y la defensa de los ciudadanos y empresas españolas en el Reino Unido, con elegancia, sin ofender a nadie, en inglés y en español, demostrando que lo que se invirtió en su preparación, fue una gran y rentable inversión.


Aunque ya sabido, España queda ante las instituciones británicas como un país de alto nivel en todos los sentidos, como una potencia mundial, si no militarmente, si como cultural, económica y sobre todo democrática, homologable con las primeras democracias del mundo.

 
La visita del Rey, no es la visita de una persona con privilegios heredados, como creen algunos ignorantes  de los que se nutren algunos partidos. La visita del Rey, ha sido la visita de España, como nación, a otra nación aliada con la que nos unen lazos de todo tipo a pesar de algunas discrepancias.


El Rey es un símbolo, cuando se desplaza, lo hace representando al pueblo de España, no pertenece a ningún partido, nos pertenece a todos, es como si fuese una bandera viviente, su imagen es la de España.


No tiene Poder, solo la representación, básicamente. Esos que dicen que no ha sido elegido, parecen olvidar que el sistema fue ratificado en referéndum por todos los españoles. No todo puede ser elegido para que haya democracia, los jueces, - y esos tienen un poder inmenso-  tampoco son elegidos, porque si lo fuesen, no podrían ser independientes.


Y aunque a algunos no les vaya a gustar lo que voy a decir, no me puedo imaginar a alguien de tal o cual partido, acudiendo a representar a España, con coleta, tatuajes en los dedos, y una camiseta  con inscripciones reivindicando,
por ejemplo, los derechos de los okupas.

Lo siento, pertenezco al sistema. Sistema que podría ser mejor pero llegados a este punto, solo se puede cambiar a peor; como se dice en mallorquín: “qui barata, es cap se grata”.

(baratar=cambiar).
 

No es broma

miércoles, 5 de julio de 2017


FORMACION DEL ESPIRITU NACIONAL


Leo una noticia donde  la vicepresidente del gobierno
dice que al Estado le bastan 24 horas para paralizar la ley del referéndum catalán. A pié de noticia dice un comentarista: 

¿Y por qué no se recupera la educación en 24 horas y se acaba con la factoría del independentismo........?
 Parece ser que los lectores ven más claro que los políticos, pero yo creo que no, lo que pasa es que algunos creen que todavía se pueden sacar votos de Cataluña de entre los nacionalistas no independentistas.

Les importa España, pero les importa más aún conseguir o mantener el sillón.


Me gustaría que alguien del Gobierno, y sobre todo de la oposición, saliese a contestar esta pregunta cuya respuesta es obvia.  Pero más me gustaría que alguno de esos que piden diálogo, nos dijesen de una puñetera vez de que hay que hablar.


Hablar no consiste en llegar y decir buenos días, ¿Cómo está usted? en este caso, hablar consistiría  en ofrecer algo, dar algo, y no se me ocurre el que, el problema es que ya está todo dado, que se ha dado demasiado, casi todo en contra de lo que dice la Constitución Española.


La verdadera  solución está en quitar.


Y es lo que dice el comentarista, lo primero que hay que hacer es quitar la competencia de educación, y ¿cómo se la vas a quitar si te presentas en plan dar algo más, a cambio de que dejen el tema de la independencia?.


No hay solución posible que no consista en parar el adoctrinamiento de los niños, cualquier cosa que se pacte con Cataluña, si no va acompañada de una regularización de la enseñanza, no será más que un aplazamiento. En Cataluña todavía pervive aquella asignatura de los tiempos de Franco: Formación del Espiritu Nacional, y no es como antes una asignatura floja que todo el mundo aprobaba, sino una asignatura troncal, la más importante en la enseñanza catalana, aunque no figure en el programa.


Por eso quieren los independentistas que voten el referéndum los mayores de 16 años, porque saben que esos ya  están todos  adoctrinados contra España y su voto a favor de la independencia es seguro. Dentro de diez años, ya no habrá un 50% de independentistas, habrá un 70% como mínimo, solo hay que contar. Los no adoctrinados van muriendo mientras que los adoctrinados van ocupando su lugar.


Así que quien quiera preservar la unidad de España, lo tiene bien claro la única manera es hacer cumplir la Ley, sin miedo, no hay mayor democracia que hacer cumplir la Ley, porque la Ley en este país, la han votado todos los españoles, incluso los catalanes.

No es broma

lunes, 19 de junio de 2017


BUENISMO

Aunque no lo parezca, se ha dado una curiosa noticia que yo considero importante porque define una revolución cultural que se viene produciendo en nuestra sociedad: la cultura del buenismo.


Aunque Zapatero ya no está, la cosa continua.


Un entrenador de alevines despedido por ganar de 25 a 0
Desde el club aseguran que lo despidieron porque animó a sus chavales a marcar más goles para así humillar a los chicos del equipo contrario: “Nosotros educamos valores como el respeto al equipo contrario y esa actitud no la podemos permitir”.
 
No explica muy bien el personaje educador,  cual debiera haber sido la actitud respetuosa de los jugadores vencedores: ¿no tirar a gol?, ¿dejarse quitar la pelota?, ¿dar pases hacia atrás? ¿dejarse marcar unos cuantos goles?


Si tenemos en cuenta que el futbol es un juego competitivo que consiste en ver quien mete más goles, entonces abstenerse de meterlos es falsear el objeto del juego, en definitiva, una corrupción, ¿son esos los valores que deben inculcarse?, además, ¿es eso respeto al equipo contrario?, o más bien un humillante paripé.


Además, en este caso, la palabra humillación, es una especie de metáfora; perder aunque sea abultadamente, no es una humillación, se trata de un deporte, unos ganan y otros pierden, como siempre se ha dicho, lo importante es participar; si se pierde de mucho, no hay que avergonzarse porque el contrario sea tan superior.


Y  si verdaderamente fuera una humillación, ¿Qué pasa?; tratándose de niños, seguramente se sentirán humillados bastantes veces en el curso de su vida, y una pequeña humillación es buena pues les permite desarrollar el sentido de la vergüenza, uno de los mecanismos que ayudan a no volver a sufrirlas, aprender a proteger el ego, su amor propio, su personalidad.


La verdad, el “ buenismo” se está trasladando a todas las áreas de nuestra sociedad, en educación no se puede humillar a quien suspende y hay que dejarle pasar al curso siguiente y finalmente, darle un título que no se merece. Una corrupción del sistema educativo que devalúa el título de quienes selo han ganado.


A la gente se la respeta dándole lo que se merece, por mucho que cambien las reglas sociales, siempre habrá gente más lista que otra, o más trabajadora que otra, o que controle mejor el balón, no somos iguales, podemos cambiar las reglas sociales pero no a base devaluar a los mejores, sino enseñando a la gente a luchar, para que los rezagados estén a la menor distancia posible, sin frenar al grupo de cabeza.


Además, quien no sirve para una cosa, sirve para otra y eso es lo que hay que descubrir en cada niño

.
Parece ser que la gente que nos quiere liderar, confunde el derecho a un trato igual con que todos sean iguales, y esto no va a ocurrir, si fuéramos todos iguales, no seríamos hombres (palabra genérica que incluye a las mujeres), seríamos borregos.


Por suerte, eso no lo van a conseguir, porque no es posible.

No es broma

martes, 13 de junio de 2017

 EL ERROR DE AMANCIO

Amancio Ortega ha ofendido a la “gente”, su donación a la sanidad española de más de trescientos millones de euros en equipo,  les ha humillado, ¿Cómo va a ofrecer caridad al Estado un fabricante de pantalones?, "el Estado soy" yo dijo, Luis XIV de Francia, El Rey Sol. Pero ahora las cosas han cambiado, el Estado es la “gente “y la “gente” es Podemos. ¿Cómo va Amancio Ortega a poner dinero y dejar en ridículo a los que no ponen nada?.

Al Estado no se le da nada, el Estado  coge lo que quiere,  de los ricos y de los menos ricos y se lo da a los pobres, como hacían los bandidos generosos, y también a los políticos que aunque no sean pobres,  de algo tienen que vivir porque a trabajar no les han enseñado.


Amancio Ortega se ha equivocado  creía que se lo daba a la gente y no se había dado cuenta que la  “gente” es Podemos, y Podemos no va a aceptar este tipo de humillaciones.


Yo personalmente creo que quien da, tiene como mínimo derecho a que se le reconozca y le den las gracias. Pero claro, el problema está en que quienes  manejan el Estado, son personas asalariadas; muchos de ellos, pero otros no, han luchado por una plaza en la organización que les garantiza un sueldo cada mes, y han conseguido un empleo seguro de donde no te pueden despedir a no ser que hagas una barbaridad muy gorda.  Nada tengo que objetar, cada cual elige su forma de vida. Si puede.


Pero eso de los salarios seguros tiene un problema y es que si bien uno sabe y está seguro de  lo que le ingresarán a final de mes,  también y por la misma razón,  sabe y está seguro de lo que nunca va a tener, y como es natural, le frustra el ver que haya  algunos que tienen todo lo que quieren; es el precio de la seguridad.


Veamos a Amancio Ortega, si en vez de ponerse a hacer batas en el comedor de su casa con su mujer, se hubiese  buscado un empleo en el ayuntamiento, quizás hubiese conseguido una placentera vida con un sueldo fijo y  seguro, y podría incluso haber sido más feliz que ahora de ser cierto el proverbio de que el dinero no da la felicidad.


Le podría haber pasado lo que a la mayoría de los que montan negocios, que se embarcan en una aventura y después de un tiempo, con la “ayuda” del Estado, lo tienen que cerrar sin haber cobrado jamás un sueldo, y perdiendo el piso familiar que pusieron de garantía para conseguir el dinero de la inversión, y de paso, el piso de quienes les avalaron frecuentemente los padres o los abuelos.


Como ha triunfado, ahora resulta que es malo; lo justo sería quitarle el dinero y poner sus fábricas y sus tiendas para que las administren asalariados públicos de lunes a viernes,  con horario de 8 a 17:00, y una hora para el almuerzo,  y lo que se gane, que se reparta entre la gente.


Lo malo es que este sistema en vez de producir riqueza, produce colas en los supermercados, como ya se ha visto en otros lugares.


Si al hombre que después de dar trabajo a 153000 personas, pagar sus impuestos de más de diez cifras en España pudiendo haber domiciliado su multinacional en cualquier otro lugar del mundo, donde se paga la mitad, si Amancio Ortega, continúo, comete el “error” de dar más de trescientos millones al Estado, hay que ser indulgente y no criticarle.


Y es cierto que ha cometido un error, porque no se puede dar a organizaciones  en las que campan algunos que creen que el triunfo empresarial, la creación de riqueza no debe ser recompensada. 


Amancio: mientras esos estén ahí, no de su dinero al Estado, déselo a quien se lo agradezca:  Cáritas, San Juan de Dios, Médicos sin Fronteras, a cualquier otra organización en la que no campen demagogos y donde le van a estar eternamente agradecidos por esas valiosas maquinas para la lucha contra el cáncer.


Y le llamarán filántropo, no como esos que como se limitan a coger no saben apreciar el valor del éxito por el esfuerzo.


No es broma