domingo, 14 de enero de 2018

LOS PARLAMENTOS VIRTUALES

No conozco ningún parlamento en nuestro mundo próximo donde se permitan discursos por vía telemática. Aunque en el reglamento del Parlament cupiese una interpretación en este sentido en base a que no está expresamente prohibido,  la costumbre es, que los discursos sean del carácter que sean, lo sean con el orador presente, no olvidemos que la costumbre es fuente del Derecho, incluso del Derecho Constitucional.


Pero lo que acabo de decir es tan solo un apunte superficial, y este artículo no pretende entrar en materia jurídica ya que en los próximos días tendremos oportunidad de escuchar o leer análisis de los constitucionalistas más cualificados, y probablemente el del Tribunal Constitucional.


Mi reflexión es que si el Sr. Puigdemont puede hacer un debate de investidura por vía telemática, entonces no habrá razón alguna para que quien le responda, pueda también hacerlo por el mismo medio, y por lo tanto tampoco sería necesario que en este o cualquier otro debate, los diputados del Parlament se desplazasen pudiendo intervenir desde su domicilio, oficina o desde cualquier lugar donde se encontrasen, incluso desde la cárcel.


Visto desde un punto de vista objetivo, quizás nos encontremos a punto de abrir una nueva vía de participación parlamentaria acorde con nuestros tiempos, al fin y al cabo ya se hacen telemáticamente los recursos administrativos y las demandas y querellas judiciales, aunque los juicios continúan siendo presenciales.


Ya nadie va a la bolsa a comprar acciones, la TV nos muestra un parket vacío donde no se ve a nadie, solo unos tableros luminosos las operaciones bursátiles se hacen por internet.


Así pues si los 1.248 diputados autonómicos mas los 350 del Congreso y los 266 senadores podrían realizar sus labores parlamentarias por vía telemática desde sus casas, o desde el móvil en un bar, ya podemos imaginar lo que nos íbamos a ahorrar en dietas, viajes, alojamiento y demás. Una fortuna.


Es el progreso, después votaremos por internet, ¿por qué no?.


El mundo está cambiando, Puigdemont habla en nombre del progreso, es un pionero del nuevo parlamentarismo.


En su contra; es que parece ser que la pena de cárcel continuará siendo presencial. Mala sort Carles.


No es broma

martes, 9 de enero de 2018

LA FUERZA DEL ESTADO

La decisión del Tribunal Supremo  de mantener a Junqueras en prisión preventiva, tiene un efecto muy directo sobre Puigdemont, y es que éste, definitivamente no va a volver, ha recibido, por si tenía alguna duda, el mensaje clarificador,  de que no hay resquicio legal alguno para evitar su detención e ingreso en prisión tan pronto pise territorio español.


Y es que una tentativa de declaración unilateral de independencia, solo se podría contemplar desde una debilidad del Estado y se produjo precisamente, por la creencia de los independentistas de que el Estado era débil, y lo creían porque durante varias décadas habían incumplido innumerables sentencias y no había pasado nada, lo cual, era un síntoma evidente de debilidad.


Pero el Estado, o por lo menos uno de sus poderes, ha dado muestras de fuerza.


El hecho de que Junqueras y otros permanezcan en prisión es para los independentistas un síntoma alarmante de que el intento de proclamación de independencia no va a quedar impune, y de que no solo van a ir a la cárcel quienes están en prisión preventiva, sino muchos de los que están en libertad bajo fianza, además de la mayoría de los huidos, e incluso algunos que no han sido detenidos.


Con este panorama, a ver quién es el valiente que se atreve a echarle un nuevo pulso al Estado a sabiendas  de que puede perder su patrimonio, terminar con sus huesos en la cárcel o ambas cosas.


 La verdad es que las grandes gestas independentistas siempre han sido lideradas por personas sin miedo, a los que no les importaba la prisión, estaban incluso dispuestos a dar su vida en el empeño, por héroes en definitiva.


En el indepenentismo catalán hay sentimiento pero pocas ganas de arriesgar, siquiera una  multa. Yo no veo a ningún líder independentista catalán con el sello de héroe potencial, de momento.


Ahora bien, si el Estado, o mejor dicho, algún gobierno presente o futuro, por conveniencias políticas concede indultos "preventivos" como proponía el fracasado Iceta, u otras medidas de gracia a quien haya delinquido, entonces será más de lo mismo, mas problemas en el futuro próximo.


No es broma 

sábado, 9 de diciembre de 2017

LA ESTRATEGIA DE RUIZ MATEOS

Hace unos días hubo una manifestación independentista en Bruselas, dicen que asistieron más de 45000 personas, cantidad que nadie discute - por haberlo dicho la policía belga- pero que a la vista de las fotos, a mi que de eso no entiendo,  no me parece que fueran más de cinco mil. Más o menos los que se desplazan a ver un partido del Barça.


Pero esto solo lo cuento de pasada, porque  lo que más me llamó la atención fue la soflama final del tal Toni Comín de profesión filósofo y ex conceller de sanidad,  famoso por mor de su padre y su abuelo ambos comunistas de postín. Con un tono que parecía un sollozo desesperado dijo algo así como gobierno de fascistas, franquistas, tenéis miedo a que un juez belga diga la verdad…” , una salida de tono incluso en aquel ambiente.


Pero la realidad es que no era una soflama sino un lloro desesperado que le salió de su íntimo interior, por lo que les aguarda, porque les han fastidiado su estrategia, que no era otra que conseguir que el juez los devolviese a España de la forma que hicieron en Alemania con Ruiz Mateos.


En 1986 el ya fallecido fundador de RUMASA, José María Ruiz Mateos, fue extraditado desde  Alemania a España, anteriormente creo que en 1984 había sido detenido cuando llegaba a Frankfurt procedente de Miami.


En aquellos momentos, parecía que Ruiz Mateos había pecado de ingenuo al pensar que podría refugiarse en Alemania sin ser detenido por los delitos supuestamente cometidos en España, pero resultó no ser así, su llegada a Alemania fue un acto premeditado e inteligente para que las autoridades españolas solicitasen su extradición.


En los casos de extradición de un país a otro, rige el principio de doble incriminación, o sea que las  conductas que se imputan a un individuo susceptible de extradición, se puedan identificar en un tipo penal, tanto en la legislación del Estado requerido, como en la del requirente, más claro: que el delito lo sea en los dos países.


Así pues, de la lista de delitos que supuestamente había cometido Ruiz Mateos en España, solo dos coincidían con la legislación alemana, y además eran los que conllevaban  menor pena,  por lo tanto, cuando se produjo dicha extradición, solo lo fue por esos dos delitos, ergo los únicos por los cuales la justicia española le pudo juzgar.


En el caso de la petición de extradición de Puigdemont, acusado de sedición, rebelión y malversación de fondos,  nos encontramos con que Bélgica, país donde se encuentra huido de la justicia el ex presidente de la Generalitat, recoge en su código penal tipos similares para los dos primeros delitos,  y los castigan con parecida o mayor dureza que el español, pero no están definidos como en el C.P. español,  por otra parte, yo personalmente creo que el delito de rebelión no es aplicable tampoco en España tal como está definido en el tipo correspondiente de nuestro C.P.


Pues bien, en vista de ello, y con la ayuda de una fuerte presión mediática con manifestaciones de alcaldes, entrevistas televisivas  incluida la famosa manifestación de los 45.000, esos malhechores políticos esperaban que en el peor de los casos, el juez “belga” de habla flamenca – de la zona belga independentista simpatizante con los catalanistas- los devolviese a España por el delito de malversación, el que lleva menos condena, alegando que tal como se plantea la rebelión y la sedición en Belgica no hay coincidencia con la acusación española.


La justicia española, se hubiera visto obligada a juzgar a los fugitivos tan solo por este delito que les permitiría estar en la calle en poco tiempo o en ninguno si se les aplicaba la parte baja del tipo penal.


Ahora el Tribunal Supremo  ha retirado la Euro Orden de detención, por lo cual, son libres en Belgica pero en cuanto pongan un pie en España, el mes que viene o dentro de cinco años, entraran en la cárcel acusados de delitos que podrían sumar en el peor de los casos hasta 30 años de prisión.


Claro que pueden quedarse allí, no olvidemos que los belgas presumen de haber inventado las patatas fritas, trescientos años después de que nosotros las trajésemos de América sin que se nos ocurriera freírlas - que falta de imaginación- . Las sirven de acompañamiento de los mejillones, el plato no está mal, la verdad. Y las coles de Bruselas, por supuesto, también son famosas. 


Pues a disfrutar


No es broma 

lunes, 4 de diciembre de 2017

JURAR, ¿PARA QUE?

Todos los cargos importantes de nuestro país juran la Constitución, algunos que no creen en ella juran “por imperativo legal”, lo cual quiere decir que con tal de mantener el cargo, van a cumplir aunque a regañadientes


Esta frase en latín: Nullum crimen, nulla poena sine praevia  lege , "Ningún delito, ninguna pena sin ley previa", contiene un principio por el cual para que una conducta sea calificada como delito, debe estar establecida como tal con anterioridad a su realización. O sea, que por mucho que nos parezca que unos actos merecen un castigo, estos no son delito, y por lo tanto no pueden ser castigados penalmente,  si no existe una ley previa que así lo establezca.


Pero una vez dicho esto, vemos que en España, el juramento no es más que un acto protocolario que no sirve para nada, romper este juramento no trae consecuencia alguna a quien incumple.


Por otra parte, si lo que se legisla como delito no lleva como consecuencia un castigo por su incumplimiento, de nada sirve,  el precepto se convierte en una declaración de buenas intenciones que no protege bien jurídico alguno.


Y me ha venido todo eso a la cabeza al ver como los parlamentarios independentistas catalanes, han sido acusados de rebelión, sedición, malversación de fondos, pero no de perjurio, y perjurio han cometido cuando después de jurar la Constitución Española, luego la han incumplido con publicidad y sin rubor alguno.


El perjurio en España no figura en el Código Penal, sin embargo, en el ámbito judicial suele aplicarse como falso testimonio,
que si está tipificado, cuando un testigo miente en sus declaraciones tras haber jurado, pero hay un matiz, se puede cometer falso testimonio igualmente sin necesidad de jurar nada y por lo tanto el hecho de haber jurado decir la verdad antes de declarar, no es más que un formulismo irrelevante puesto que el perjurio no está penado.

Así pues,  todo este rollo de jurar el cumplimiento de la Constitución y las leyes, no es más que un formalismo que de nada sirve, podríamos decir cualquier cosa, como por ejemplo viva España viva el Rey, viva el orden y la Ley, o declararnos del Real Madrid, con los mismos efectos.


En definitiva,  que en España, hacer jurar la Constitución es un acto vacío de contenido, y lo seguirá siendo mientras el legislador siga acomplejado frente a los nacionalistas, o los políticos se protejan a sí mismos.


 Las leyes democráticas están para proteger los  bienes jurídicos de los ciudadanos, la ley que no cumpla este requisito es una ley arbitraria, no propia de un ordenamiento demócrata. Si la Constitución Española, votada por todos los españoles, garantía de los derechos fundamentales de todos los ciudadanos no merece protección y puede ser violada, sin consecuencias penales, por quién no solo es un representante del pueblo, sino  incluso del Estado en el caso catalán, entonces que nadie se queje de lo que ha pasado en Cataluña, ni de lo que pronto vaya a pasar en otros lugares.
 

No es broma

viernes, 24 de noviembre de 2017

PUIGDEMONT: ¿UN HEROE,
 O UN ILUSO?


La verdad, si no fuese por el mal que ha hecho a Cataluña y a España, sentiría pena por él, me refiero a Puigdemont. Le veo constantemente en los medios, haciendo como que lucha por la independencia de Cataluña con nuevos proyectos electorales y pretendiendo que su preocupación única es la consecución de la libertad y la democracia para su patria colonizada por el opresor Estado Español.


Sin embargo, a menos que sea un fanático dispuesto a dar cualquier cosa por su proyecto imposible, o un tonto integral que no se entera, su preocupación es bien distinta y seguro que no duerme lo bien que él quisiera, porque  sabe que mas tarde o más temprano,  va a perder o la libertad, o la hacienda y el arraigo.


Por mucho que gane un escaño en el Parlament  o una plaza en el Govern, o incluso volviera a ser President, su destino es la cárcel. En el momento que ponga un pie en España, será detenido e ingresado en prisión, sin perjuicio de que quede momentáneamente en libertad bajo fianza a la espera de juicio, cosa por lo demás complicada por su huida.


Y es que no puede ser de otra manera, y parece que la gente no entiende, que la política es una cosa y la justicia es otra y que por mucho que pacte con el Gobierno, por muchas
pancartas con su nombre que sus acólitos saquen a la calle, aunque fuesen millones, ningún político del signo que sea, puede hacer nada por él. De la justicia solo puede salvarlo una sentencia absolutoria y por lo que se ve a simple vista, no parece que esta sea una posibilidad dado lo que se le imputa.

Es verdad, su juicio puede tardar meses, o incluso años, pero al final se va a celebrar como ha ocurrido con Gurtel, por ejemplo, somos un país garantista las cosas van lentas, quizás demasiado, pero al final todos los expedientes penales, s
alvo muerte previa del reo suelen quedar resueltos con una sentencia, o varias.

Lo que está claro es que va a ir a la cárcel si vuelve a España. Posiblemente por muchos años.


Podría ocurrir, y no es descartable, que algún juez Belga tuviese en cuenta sus alegaciones de falta de garantías judiciales en España, digo que podría ocurrir, porque ya ha ocurrido en el pasado, y el juez, repito, denegase su devolución a España, pero ¿sería eso mejor que volver e ir a la carcel?.


Para empezar, tendría que quedarse en Belgica de por vida, sin poder siquiera viajar a otro país europeo, perdería como seguramente va a perder, todos sus bienes, incluido su chalet de tres plantas cerca de Gerona y su parte de la pastelería, si es que la tiene. Tendría que comenzar una nueva vida lejos de su muy amada Cataluña.


Eso a los cincuenta y cuatro años será muy difícil y penoso, lo digo con conocimiento pues yo ya los cumplí.

Supongo que no tendría problemas económicos, durante un tiempo hasta que le olvidasen,  teniendo en cuenta que Artur Mas, ni siquiera ha podido reunir 5 millones de Euros en toda Cataluña para evitar que le embarguen sus bienes, lo que nos da una idea de lo difícil que es sacar dinero a la gente por aquellos pagos, por heroico que sea su destino.


Trabajar le iba a costar, con un par de cursos de filología catalana en su haber, algunas crónicas de fútbol escritas para un periódico de provincias y el resto de su tiempo viviendo de la política, no parece que pudiese completar un curriculum minimo para conseguir un empleo que no fuese manual. Aunque quizás podría encontrar un enchufe para enseñar lo que sea en una escuela flamenca, pero no habla holandes y los flamencos nada quieren que se enseñe en Francés, también tienen su inmersión.


Por eso  Carles, en realidad te admiro por tu entereza. Si eres capaz de estar organizando nuevos gobiernos, nuevos procesos, pactados o sin pactar, con la que se te viene encima, pues, debes ser un súper hombre o un súper tonto, ya se verá.
 

No es broma

domingo, 12 de noviembre de 2017

LA PRISIÓN Y LAS IDEAS

Voy a escribir sobre algo que por su obviedad nunca me he atrevido a escribir para no ofender, por simplismo,  a mis pocos pero muy instruidos lectores, pero no va por ellos, sino que es una especie de  brindis al sol, por si algún ilustre ignorante se asomase a esta página:


España es un país democrático donde se cumple uno de los principios básicos de la democracia, que es la separación de poderes,  que son: el legislativo, el ejecutivo y el judicial; como que estamos en un sistema parlamentario, ocurre a veces que el poder legislativo se identifica un poco con el ejecutivo, que es quien tiene la principal iniciativa legislativa, pero en cuanto al poder  judicial, este nada tiene que ver con el legislativo, ni con el ejecutivo, o sea con el Gobierno. Esta separación no es perfecta, como no es perfecta ninguna democracia en su conjunto, pero coincide bastante con el sistema de  las demás democracias parlamentarias de nuestro entorno.


Dicho esto, resulta llamativo ver como gente supuestamente culta, como los de Podemos, habla constantemente de presos políticos, cuando se supone que sus líderes son profesores universitarios, pero claro, también es verdad que en en nuestras endogámicas universidades de las que no figura ninguna entre las cien mejores del mundo, el ser profesor, no es garantía de sapiencia ni incluso del mínimo de cultura general que se le presupone. Por supuesto que actuan de mala fe interesadamente, y para mi equivocadamente, por unos votos.


Yo conozco alguien que está en la cárcel por sus ideas, tuvo la idea entrar a robar en un bar escalando la pared trasera, lástima que le detuviesen con lo robado, porque la idea era buena. Lo mismo les ocurre a los consellers y miembros de la mesa del Parlament, tuvieron la idea de organizar un número inconstitucional y tipificado de independencia, y ahora están en prisión preventiva, también por sus ideas.

La verdad es que la mayoría de los delitos que se cometen, van precedidos de ideas, por lo cual España, y el resto de Europa, me atrevo a decir,  tienen sus cárceles repletas de gente condenada por sus ideas.


Bueno, sarcasmos aparte, los que tienen ideas delictivas, no son condenados por ellas sino por llevarlas a cabo, o sea, por cometer delitos.


Pues bien, debido a la separación de poderes, es impensable que el Gobierno pueda ordenar a un juez, o incluso sugerirle, que decrete la libertad de un preso aunque sea preventivo. Una vez que algún supuesto malhechor entra en la rueda judicial, ya nada puede hacer el Gobierno.


Es comprensible que una muchedumbre de ignorantes, aunque  la mayoría de buena fe, salga a la calle a pedir la libertad de unos presos, ya sabemos cómo funciona nuestro sistema educativo, pero es flagrante que algunos políticos bien conocedores del tema, sean quienes organizan la manifestación  a sabiendas de que la libertad que piden no es una decisión política, sino judicial y por lo tanto la única manera de conseguirla, es mediante un recurso razonado, que seguramente ya habrán hecho sus abogados, en el que se desvirtúen los argumentos del juez que los envió a la cárcel cautelarmente.


Pues bien, estas manifestaciones, bien organizadas, para presionar al Estado, son las que refuerzan, el carácter de sedición e incluso de rebelión de los presuntos delincuentes cuya libertad piden los independentistas y algún otro con coleta. Y no lo digo yo, lo dice el juez instructor del Tribunal Supremo en el auto por el que decreta la prisión eludible con fianza de la señora Forcadell y otros miembros de la mesa del Parlament. Recomiendo su lectura, está en la red.

No es broma 

jueves, 2 de noviembre de 2017

MARIANO PIRRO

Pirro fue un general griego que tras vencer a los romanos, aunque sufriendo muchas bajas, optó por volverse a Grecia sin mantener la posición. De ahí viene el nombre de victoria pírrica que hace referencia a las batallas en que el objetivo a conseguir vale menos que los daños a sufrir para su consecución.


Mariano Rajoy ha activado el artículo 155 CE para conseguir volver a la normalidad constitucional, lo cual está muy bien, lo malo es que cuando día 21 del próximo mes se celebren las elecciones autonómicas, volverá a dejar las cosas tal como están sin haber arreglado lo que habría que arreglar para que la “normalidad constitucional” fuese por lo menos, duradera.


El problema es, que los “costes” van a ser los mismos que si el Estado se hubiese tomado 6 meses, como se dijo en un principio, y que antes de celebrar elecciones, hubiese arreglado sin miedo, todas las cosas que han permitido que el independentismo llegase a donde está ahora y que van a seguir igual después de las elecciones del 21 de Diciembre.


En primer lugar, y casi con seguridad, los resultados electorales, van a ser los mismos, sino peores, y por lo tanto, los medios de comunicación públicos de Cataluña, van a seguir siendo controlados por un Parlament nacionalista: la enseñanza seguirá siendo controlada por una Generalitat nacionalista, y Omnium Cultural, la ANC, y otros, continuarán sus labores de movilización con los mismos recursos públicos que están recibiendo hasta ahora.


En resumen, la factoría de independentistas sale casi indemne. El independentismo seguirá subiendo y el futuro de Cataluña continuará siendo incierto.


Eso sí, la imagen de Rajoy también sale indemne, que es lo que le importa, se conforma con aplazar el problema y tener al  PSOE contento, lo cual es una estupidez, pues  Sánchez no mantendrá la tregua más allá del final de la intervención, si no antes.


Por otra parte, los problemas todavía no han comenzado, los jueces de instrucción podrían verse obligados a  decretar prisiones preventivas, y órdenes europeas de arresto, que a su vez ocasionarán  recursos ante los juzgados belgas, o peor sería todavía traer esposados a declarar ante la Audiencia Nacional a los que están en Bélgica. 


En definitiva, “mas presos políticos” en la prensa internacional y movilizaciones a cargo de los independentistas. Todo ello durante el periodo de campaña electoral.


Estos son los primeros costes previsibles, menos de los que se preveian en un principio, ojalá sean los únicos, ojalá me equivoque.


Tampoco se puede pedir que los fiscales no pidan prisión porque eso sería dar la razón a los que dicen que la política tiene prioridad sobre la Ley, o sea la quiebra del Estado de Derecho.


Si se hubiera puesto una fecha para elecciones un mes más tarde, por lo menos habría habido la oportunidad de una campaña electoral más tranquila cuando la situación se hubiese enfriado algo y los independentistas se hubieran desmovilizado por cansancio.


Pero aquí de lo que se trata, como siempre, es de tirar balones fuera y aplazar el problema esperando que  se pudra, pero  eso no va a pasar, hay demasiada gente cuidándose de mantenerlo vivo. Hemos perdido una gran oportunidad.



Mariano Pirro no se entera; dan ganas de llorar.

No es broma