lunes, 16 de julio de 2018



PSOE: UN PARTIDO INCOHERENTE

Hay algo incoherente en el PSOE, una incoherencia que salta a la vista pero que no podría existir sin la colaboración de los medios de comunicación, veamos:


Hay un PSOE que regresó del exilio con Felipe González, Alfonso Guerra i Nicolás Redondo, un PSOE renovado que contribuyó a la transición desde el franquismo a la democracia, sin traumas, el ´mismo PSOE  que ahora está en el poder. Un partido con el sello de demócrata.


Había antes de la guerra otro PSOE, que se oponía a que votasen las mujeres porque decían que eran influenciables por los curas, que decía que el socialismo era incompatible con la democracia, que predicaba la guerra civil para llegar al poder, que dio un golpe de estado en 1934 que causó miles de muertos en Asturias y una proclamación de independencia en Cataluña, que asesinó a miles de personas en las checas, que admiraba abiertamente el acceso de Lenin al poder mediante el terror en la URSS. Un PSOE para olvidarse, la antítesis de la democracia tal como la conocemos ahora, e incluso en su tiempo.


Y por desgracia para ellos, está todo en las hemerotecas, incluso en El Socialista, su propio periódico, y en las actas del Parlamento.


La incongruencia consiste en que de vez en cuando, ese PSOE demócrata del 78, nos sale alardeando de ser un partido con 130 años de antigüedad, y en vez de seguir por la senda del olvido iniciada en la transición, en pro de la unión de todos los españoles, parece que nos quieran dividir, una vez más, como si quisieran reproducir la situación de España antes de la Guerra Civil.


Pero lo peor, lo que no se comprende, es que los medios de comunicación cooperen mediante el silencio, a que se consolide esta gran mentira de que el PSOE de antes de la guerra era un partido del que estar orgullosos, cuando fueron tan responsables de la Guerra Civil, como los militares sublevados, habiendo intentado ellos mismos dar un golpe, que fracasó, en 1934, pero causó unos dos mil muertos, y que de haber triunfado, estaríamos ahora como en Ucrania, por ejemplo, saliendo de la dictadura del proletariado después de 45 años,
sin rechistar y haciendo cola en los economatos públicos para conseguir alimentos y productos de primera necesidad, los cuales no siempre estaban disponibles a la vez.

Es hora de que los medios de comunicación se quiten los complejos de encima, pues callarse ya ni siquiera es políticamente correcto, cuando nos hablan de la bondad del PSOE de los 130 años, de su lucha por la libertad  y todo eso, cuando era lo contrario.


Aquí hay un PSOE, el de 1978, que tiene 40 años, es un partido al que se le supone honrado en su conjunto, con gente auténticamente demócrata y que ha trabajado para la democracia.


Si algunos de ellos quieren  volver al pasado, si creen que desenterrar muertos es bueno para España -  lo cual dudo mucho pues solo sirve para dividir-  pues bien, que lo hagan. Pero una vez puestos, que quiten, o le cambien el nombre, por ejemplo, a esa Fundación Largo Caballero, 
y la calle que tiene en Madrid;  Largo Caballero fue tan golpista, como Franco, solo que éste último si triunfó con su golpe.

Y los medios
, por lo menos los mas serios,  que no cooperen con su silencio a facilitar un relato amable sobre un partido anti demócrata, con checas donde se asesinaba a gente por ir a misa. Porque de todas formas ese relato de los cien años de honradez, solo lo compran ya quienes no se molestan en leer, la historia ya está escrita, la escribieron ellos mismos en su día. 

Quieren reescribirla, pero hay demasiada documentación original y eso al final es lo que cuenta, los complejos pasan.
 

No es broma

martes, 10 de julio de 2018

EL TAL RUBIALES



Por variar un poco y no seguir hablando de Sánchez, Torra, y esa banda de impresentables políticos, voy a hablar del tal Rubiales, el nuevo presidente de la Federación Española de Fútbol, un elemento del que hace unos meses yo no había oído hablar nunca. A posteriori me he enterado de unas declaraciones que hizo a La Vanguardia:  “Soy un demócrata convencido. Escucho, debato, analizo y llego a acuerdos beneficiosos para todos”. Y tras ser elegido presidente: “Lo dije y lo repito: el cambio en la Federación es imparable".

Pues bien, puede que crea ser
demócrata convencido,  lo que no está tan claro es eso de que debata analice y llegue a acuerdos beneficiosos para todos, ya que lo primero que hizo tras ser elegido, fue irse a Rusia dos días antes de que jugase España, y despedir al seleccionador nacional, que llevaba dos años preparando el mundial, negándose a escuchar a los jugadores que sensatamente le pidieron considerase las consecuencias. Y todo por haberse enterado de que tras el mundial, Lopetegui iba a fichar por el Real Madrid. Dijo que lo despedía por defender unos principios, pero no cuales.

No se me ocurre que principios son los que se vulneran por aceptar una mejora profesional, tampoco se entiende la afrenta por él sufrida porque las negociaciones hubieran sido a sus espaldas, al fin y al cabo Lopetegui es un profesional libre, no tenía porque advertirle de nada , no era su pareja, estaba pactado que con pagar la cláusula se podía ir cuando quisiera.

La gente se equivoca a veces, pero las equivocaciones tienen consecuencias, y es incomprensible que después de esa cacicada vergonzante, ese elemento siga más o menos indemne por el hecho de que gran parte de los medios responsabilicen también al Real Madrid y al propio Lopetegui, como si en el fútbol fuese anormal que los clubes y los profesionales planifiquen su futuro.

Si fuese una persona con un minimo de dignidad, habría dimitido antes de que los jugadores saliesen de la ducha tras el partido con Rusia que nos elimino, pero en su lugar, ha dimitido Fernando Hierro, seguramente por no aguantar la vergüenza ajena que le iba a causar el tal Rubiales al cruzarse con él en los pasillos de la Federación.

 Otro politiquillo fuera de lugar. Si esto es el "cambio imparable de la RFEF", apañados van quienes viven del fútbol. 

No es broma

miércoles, 27 de junio de 2018

AVANZAR PARA NEGOCIAR

En tiempos de guerra, cuando se acuerda una negociación, quien ha ganado una posición no se queda parado esperando el alto el fuego, sino todo lo contrario, promueve una ofensiva para ganar más terreno, porque este terreno ganado a última hora será lo que se ofrecerá para no perder ,negociando,  la posición anterior. Por lo menos así lo hace Israel, que de política de guerras  sabe un rato.

El Gobierno, intervino a Cataluña con el 155 CE, se podían haber arreglado un montón de cosas, pero la cobardía evitó que se hiciese como era debido y se aprovechase la ocasión para “normalizar” – esta palabra que Sánchez ahora hace suya- , eso es, que
Cataluña cumpliese con la CE y por lo menos se cumpliesen las sentencias del TC y se arreglase el tema de la educación, los medios de comunicación subvencionados por los separatistas, y también clausurar definitivamente el tinglado exterior de propaganda anti España.

Pues bien, ahora nos encontramos con que no solo no hemos conseguido nada con el 155, sino que el egoísta Sánchez quiere "normalizar" las relaciones del Estado con Cataluña -  como si Cataluña no fuese parte del Estado-, pero claro, los independentistas van avanzando y haciendo cosas que saben que no tienen salida, como por ejemplo amenazar con  promover un nuevo referéndum, boicotear al Rey – o sea, a la representación de todos los españoles- o comprometerse a implementar las leyes declaradas inconstitucionales, porque volverse atrás de todo esto,  será, si es que se negocia, lo que se ofrecerá, a cambio de blindar la situación anterior a Septiembre del año pasado.

 
Eso es, mantener al Estado Español lo más lejos posible de Cataluña y por ende, asegurar que Cataluña siga, con el Estatuto anterior, formando poco a poco, mediante la mediatización y la enseñanza, el espíritu nacional, y el odio hacia lo español necesario para que Cataluña en su día sea una nación imparable hacia la autodeterminación.


El próximo 9 de Julio, Sánchez se reune con Torra,
espero que Sánchez sepa entender que éste, solo representa al 47%, a los independentistas, no a Cataluña. Parece claro que Sánchez va a seguir necesitando los apoyos de los independentistas y de Podemos para gobernar, e incluso para formar un futuro gobierno tras unas elecciones, y como ya se ha visto, una vez que los medios, y el propio PSOE, han aceptado lo que antes no aceptaban: que los enemigos de España decidan el futuro de la Nación a cambio de dar la silla a Sánchez, éste va a dar ahora a los independentistas todo lo que quieran con tal de que tenga apariencia de constitucional aun a sabiendas de por donde van los tiros.

La cuestión es mantener abiertas las puertas del diálogo con los independentistas, ahora que se ha levantado la veda, por si fueran necesarios en un futuro no tan lejano, las cosas no han cambiado. Los partidos de siempre, quieren el Poder, España viene después.

 Con estos: la izquierda de los ciento y pico de años, los que dieron un golpe de estado con Largo Caballero, por haber perdido las elecciones - demócratas de toda la vida de memoria histórica- , no hay nada que hacer, lo llevan en el ADN, y con los nuevos comunistas, tampoco.

Lo malo, es que el PP de Mariano nos demostró no tener lo que hay que tener para gobernar, y ahora solo nos queda Ciudadanos, a no ser que de las primarias del PP, surja un nuevo liderazgo renovado y dispuesto a acabar con quienes solo ven en España una gigantesca finca llena de españoles a los que mandar, como sea.

NO ES BROMA

viernes, 22 de junio de 2018

LA GUERRA CATALANA

Las guerras ocurren cuando una parte quiere conseguir lo que no se puede conseguir con la razón y el derecho. Una parte pretende alcanzar un objetivo que no puede alcanzarse por otro medio que la fuerza a no ser que la otra parte ceda graciosamente algo que no puede ceder.


Los ingenuos no se enteran y los medradores miran hacia otra parte, no se quieren dar cuenta de que con los catalanes supremacistas no tenemos un  problema, sino una guerra.


Una guerra fría, que no produce sangre, humo ni bombas, no es el tipo de guerra que la gente entiende, pero una guerra al fin y al cabo, puesto que una parte pretende alcanzar un objetivo ,la independencia, que no puede alcanzarse por otro medio, porque no lo permiten ni la Ley ni el resto de los españoles.


Están por una parte, los nacionalistas supremacistas de pura sangre que aceptan, de momento, a algunos "charnegos" catalanizados mediante el síndrome de Estocolmo y por otra parte el Estado incluyendo mas de la mitad de la propia Cataluña, la que por no hacer ruido ningún gobierno ha sabido distinguir de la otra mitad, o por lo menos no han sabido tomar en serio. Los supremacistas solo quieren la independencia, y el Estado, por supuesto, no la puede dar.


El Gobierno del PSOE enfrascado ahora, como siempre, en la lucha por el Poder, solo busca lo que ellos llaman la “normalización” entendida como dejar las cosas tal como estaban a principios de Septiembre del año pasado: apaciguar a los nacionalistas mediante más concesiones o promesas a cambio de seguir con un Estatuto de autonomía sin control:  embajadas, adoctrinamiento escolar y mediático, en fin seguir con el tema de siempre sin tener en cuenta a donde eso nos ha llevado y lo mucho que va a empeorar si continua así.


La normalidad que busca Sánchez es la de conseguir un pacto sin garantías de cumplimiento, que garantice la paz, de momento, al estilo de Neville Chamberlain primer ministro británico que para evitar la guerra viajó a Alemania para apaciguar a Hitler, y se conformó con conseguir de éste la firma de un papel en el que se  decía que Alemania no estaba interesada en la guerra, pero sin implementar medida ni control alguno cuando todavía se podía. Los resultados están todavía a la vista. 


Llama la atención la similitud del movimiento catalanista con el movimiento nazi, los símbolos: la estrella, la bandera, las puestas en escena: los rallyes organizados por la ANC, con desplazamientos de manifestantes e incluso con asignación de lugar en las manifestaciones etc. Ahora, los lazos, las cruces en las playas la presión en las universidades, a los que no piensan como ellos…. Todo, todo eso, está en los manuales de Goebels, así arrancó el nazismo en Alemania; por suerte los tiempos han cambiado mucho y no pueden señalar a ninguna minoría étnica como en Alemania, pero ahora no hay cristales rotos, sino pintadas, señalan al resto de los españoles como "untermensch", Torra lo puso en su día por escrito. Solo falta el Mein Kampf.


Pues bien, no se pueden ganar guerras sin que haya vencidos, sin humillar a nadie y los que buscan que los independentistas, a cambio de lo que sea, firmen un papel diciendo que renuncian a sus objetivos, o son unos necios, o están cegados por sus propias ambiciones.


Estamos en una guerra sin sangre, pero el Estado es el más fuerte; para ganar, solo tiene que sacar sus armas que no son otras que los mecanismos existentes para hacer cumplir la Ley, desde la CE hasta el último reglamento. Por supuesto de forma valiente, no como la aplicación descafeinada del 155 de Rajoy. 


Si se permite, como parece que va a suceder, que los independentistas se sigan atrincherando y fortificando sus posiciones, entonces podría suceder, aunque no sea mañana ni la semana que viene, que la guerra dejase de ser tan fría y pasase a ser templada como ocurrió en 1934. 


No es broma

domingo, 17 de junio de 2018

..DONDE FLUYE LA LECHE Y LA MIEL

Acabo de leer una entrevista en el diario El Mundo a un juez jubilado e iluminado:  Ramiro García de Dios; entre sus méritos, el de ser ex juez de control del Centro de Internamiento de Madrid Aluche (CIE).  Este caballero, considera a los CIE como algo inhumano, entre otras cosas,  por la ansiedad que sufren los internos al no saber si serán expulsados.


Al ser preguntado qué hacer con los inmigrantes ilegales al llegar a puerto dice:


“Darles un permiso de residencia por razones humanitarias. La legislación, si se interpreta de un modo abierto y acorde con el significado y alcance efectivo de los derechos humanos podría proporcionarles perfectamente unos permisos de residencia como mínimo de una duración de un año y después las regularizaciones que vinieran por medio de los contratos de trabajo, etc. Desde luego, por supuesto, que todas las mujeres embarazadas bajo ningún concepto puedan ser expulsadas, los menores de edad no acompañados exactamente igual.”
Se ve que es un hombre bueno, su sentido de la solidaridad es fantástico, y a mí no me duelen prendas en admitir que yo soy como él, ¿Qué mejor cosa hay que aceptar a aquellos que como los israelitas buscaban la tierra prometida donde fluía leche y miel? Éxodo 3:17.

Lo malo señor Garcia de Dios (que nombre tan adecuado), lo malo, es que en la tierra a la que llegan estos pobres migrantes africanos, si bien es cierto que hay  leche y miel, ocurre que ni la leche ni la miel fluyen, parece más bien, que ni siquiera alcanzan para el consumo de los locales, o sea nosotros.


Y es que,  señor García de Dios, como que usted es una persona con una buena formación, no es político,  y por lo tanto no tiene necesidad de hacer demagogia barata, no cabe pensar otra cosa que es usted un bendito por ponerlo de forma suave, teniendo en cuenta lo que la palabra “Bendito” significa según la acepción 4 de la RAE: . “Persona sencilla y de pocos alcances”.

 
Qué cosas tiene usted señor juez, meter cada año en España 200.000 o más emigrantes  con un permiso de residencia de un año ( a juzgar por las cifras de Italia donde no dan permiso de residencia), ¿de donde sale tanta leche y tanta miel?.


Y es que en nuestra sociedad, todo el mundo exige buena sanidad, buenas pensiones, buen subsidio de paro, buena educación,  buena paga de dependencia, y sobre todo un empleo, el Estado está ya está endeudado por encima del billón, las pensiones además de bajas, están en peligro, y del paro, que le voy a decir... pues que sobra mano de obra no cualificada. Si ahora resulta que deberíamos hacernos cargo de los gastos sociales de todos los africanos que quieran venir, pues mala solución tiene eso.


A no ser que sea usted partidario del recurso de compartir. Me imagino que a usted como juez le habrá quedado una buena pensión, superior a la de los cientos de miles de jubilados españoles que cobran pensiones de 400 o 500€, y deduzco por la  humanidad de la que intenta hacer gala, que usted debe estar dispuesto a retirar de su pensión 1000€ para contribuir a esos pobres migrantes a los que usted les daría un año de residencia, pues por supuesto tendrían que gozar de todos los servicios sociales y también por supuesto  cobrar algo hasta que encuentren trabajo, porque no los vamos a soltar en medio de la calle, con una mano delante y otra detrás,  para que tengan que robar, justificadamente, para comer. 


Aunque también podrían hacer de manteros, como ya ocurre, vendiendo productos falsificados para las mafias correspondientes.

La verdad Sr de Dios, yo no quiero que mi familia vea mermada su atención sanitaria, por ejemplo, ni ninguno de los servicios sociales que puedan percibir en el futuro. No quiero que les quiten ni un gramo de leche ni de miel, no por insolidario, sino por una simple razón, porque ya viene justo vivir con lo que hay, usted, como siempre ha vivido del Estado todavía no se ha dado cuenta de que muchos españoles, muchos con carrera, como usted, no solo no llegan a final de mes, sino que ni siquiera saben cómo van a comenzarlo.


Nada más señor García de Dios, cuando usted se decida a compartir su pensión, llámeme, que yo también compartiré la mía.


No es broma

domingo, 3 de junio de 2018

 POSTDATA


POSTDATA  (aunque esté arriba, va al final)

 Me comentan que me he equivocado, y es cierto parece que me he equivocado en los hechos, ya advierto de esta posibilidad al principio del artículo porque los presentimientos, aunque sean razonados, son lo que son: solo presentimientos, .

Pero quizás no me equivoqué tanto en el razonamiento: ¿porqué no dimitió en su momento?, ¿porqué mintió Cospedal diciendo que no hubiera servido de nada, cuando su dimisión hubiese posibilitado al PP intentar formar un gobierno nuevo (con otro candidato) privando al PNV, por ejemplo, de la excusa de corrupción?.

La investidura de un nuevo candidato limpio, podría haber durado meses, con el Gobierno en funciones y con los presupuestos aprobados, las cosas pueden cambiar con tanto tiempo, ya ocurrió antes.

Al final, creo dimitió porque simplemente, su entorno próximo le convenció de que era mejor dejarlo porque, politicamante, estaba acabado , pero ya era demasiado tarde, el daño ya estaba hecho.


No veo otra explicación a no haber dimitido en su momento, por bonhomia no fue, seguro..

SIGUE SIN SER BROMA


 ¡YO SIGO!

Tengo un presentimiento, un presentimiento personal posiblemente equivocado, pero me da que Rajoy tras haber perdido la moción de censura va a hacer lo que hacía Joe Rígoli en su papel humorístico del programa “1,2,3, RESPONDA OTRA VEZ” de TVE como Felipito Takatún, personaje que hizo célebre la frase: ¡Yo sigo!.
 
Como ya he dicho se trata de un presentimiento de base empírica ya que no dimitió tras perder las elecciones generales de 2004, y trás perder las siguientes, siguió sin dimitir, cosa insólita en las democracia europeas donde es costumbre que tras la pérdida de unas elecciones generales, el candidato dimita y que otro lo intente en las próximas. Pero Mariano no solo no dimitió tras perder las elecciones de 2004 sino tampoco tras perder las de 2008.


Hace pocos días le oí decir en la COPE que se sentía fuerte para afrontar otras elecciones, o sea que tenía previsto presentarse a las de 2020.


Es cierto que teóricamente de poco le hubiera servido dimitir antes de la votación de la moción de censura de Sánchez, pero en la practica, le hubiera dado un tiempo y una razón para que PNV no invistiese a Sánchez. Pero no lo hizo, y creo saber porqué:


Porque si hubiera dimitido, se hubiera tenido que nombrar a otro candidato del PP para que el Rey le encargase formar gobierno siendo el partido con mayor número de escaños, y eso, implicaba definitivamente que Rajoy no podría presentarse a las próximas elecciones.


Ya veréis:, si se queda como líder de la oposición hasta el final de la legislatura, será candidato a las próximas generales, puedo equivocarme, pero si no renuncia ahora, ya no lo hará hasta que pierda las próximas, y ya veremos si después de perder las próximas, no continua como líder del PP, si es que queda algo de este partido para entonces.


Claro que su partido podría descabalgarlo, ¿pero quien?, ¿quien abre la boca contra el jefe?, en un partido sin primarias, ¿quien se juega los garbanzos?.


NO ES BROMA 


sábado, 26 de mayo de 2018

ENTRE RUFIANES

Recuerdo una noticia en el periódico de cuando era pequeño: un juez había autorizado el cambio de apellido de dos ciudadanos, uno se apellidaba Lechuga y el otro Macarrón. Incluso dentro de la rigidez del Registro Civil de aquellos tiempos de Franco había cierta piedad para quienes tenían nombres susceptibles de burla.


Por lo dicho anteriormente me choca que existan todavía nombres como el del  denostado diputado Rufián, aunque comprendo que cambiarse el apellido es en cierto modo una afrenta a tus antepasados. Yo nunca me cambiaría ni mi nombre ni mi apellido, porque el nombre me lo pusieron mis padres y el apellido es el de mi familia a la que nunca voy a renunciar ni siquiera en las formas.


Pero el motivo por el cual me he desviado, antes de empezar, es que me ha venido a la cabeza la palabra “rufián”, no porque un diputado lo lleve como apellido, sino porque cada vez se ven en nuestro sistema político más rufianes sin principios.


Por ejemplo: ¿Qué es sino un rufián, una persona que en medio de una crisis que afecta a la unidad de España, presenta casi con nocturnidad, sin siquiera consultar a la ejecutiva de su partido, una moción de censura contra el Gobierno a sabiendas que solo la puede ganar con el voto de los enemigos de España?. Y la precipitación, solo para impedir que el Presidente del Gobierno pueda adelantársele y convocar elecciones, aunque se sepa que eso no va a ocurrir, pero por si acaso.


O sea que le importa un comino la corrupción del PP, y la crisis que sufre España, lo único que quiere es conseguir la presidencia del gobierno, aunque ello sea fatal para la nación,  porque si por la corrupción fuese,  no intentaría impedir la  posible celebración de elecciones presentando una  moción a la apertura del registro del Congreso y sin avisar.


 Si va a salir con el apoyo de los independentistas, ¿cómo va a cambiar el Código Penal para poder actuar contra el independentismo?, ¿cómo va a aplicar el 155 si hiciese falta?, como prometió la semana pasada, cuando quiso presentarse como un hombre de Estado. 


Como se, ve no solo no es hombre de Estado, ni siquiera tiene ética, es un rufián. Ya tenemos pues otro rufián, aunque no sea de apellido.


Luego tenemos a otro, que después de estar cobrando sobresueldos que constan en una contabilidad "B" cuya autenticidad  fue confirmada por todos los peritos, no solo no dimitió, sino que encima se autoproclamó adalid de la lucha anticorrupción, y cuando la justicia le dice mediante sentencia, nada menos, que su testimonio no es creíble y que la existencia de la caja B de su partido, de la cual cobraba en negro,  es una prueba irrefutable, nos sale con el rollo de que ningún miembro de su gobierno ha sido condenado y que se trata solo de una responsabilidad civil.


Y en lugar de convocar elecciones, y dimitir acto seguido,  obligando al otro a retirar la moción de censura, al quitarle las razones, por mucho que no quiera – para mí la tramitación de la moción comienza con la admisión a trámite por la mesa, no por presentarla en el registro- ;  pues no, va a plantar cara a ver si se raja alguien y la moción no prospera.


Eso es una manera legítima de ver las cosas, pero, ¿qué pasa con España? Y si no le importa España, ¿Qué pasa con su vergüenza, o es que a estas alturas va a seguir con el rollo para tontos de que durante 18 años estuvieron haciendo una contabilidad B, falsa y a mano, solo por fastidiar.

Otro rufián.


Y encontraríamos muchos más, nuestra política está entre rufianes, el parlamento rebosa  medradores. Al final va a tener razón aquel  general gallego: los partidos políticos son la ruina de España.

No es broma