martes, 19 de septiembre de 2017

FORMACION DEL ESPIRITU NACIONAL

Hace unos días quedé con una persona en la puerta de los juzgados de vía Alemania,  que como todos saben, están instalados en lo que en otros tiempos fuera el prestigioso  colegio La Salle. Como que teníamos tiempo,  y sin duda por hablar de algo, dicha persona me contó que había cursado sus estudios de bachillerato en aquel lugar, lo que a su vez nos llevó a hablar de un famoso profesor de Formación del Espíritu Nacional y de cómo al inicio de la jornada  se izaba la bandera cantando el "Prietas las filas", y como se arriaba al final de la misma con el canto del "Cara al Sol". 

Para quienes no lo sepan, estas canciones eran canciones falangistas, canciones que todas las personas de mi época nos sabemos de memoria, porque era obligatorio cantarlas cada día. "Formación del Espíritu Nacional" intentaba ser una asignatura dedicada a enaltecer los valores de España, por supuesto,  de la España Católica, y naturalmente del Régimen.


Pues bien, la persona con la que hablé, me dio la impresión que era de  izquierdas, aunque no lo expresó, seguramente porque no venía a cuento, pero también me dio la impresión de que era españolista convencido. Yo creo que todos los de mi edad independientemente de nuestras tendencias políticas, y precisamente por aquella educación somos españolistas (por decirlo de alguna manera y evitar la denostada palabra patria, que ahora se omite a toda costa por políticamente incorrecta).


Todo lo que acabo de contar, viene al caso, porque el ser de derechas o de izquierdas, no debería interferir con el amar a nuestro propio país, como ocurre en cualquier otra democracia de Europa. Aquí se cuestiona hasta la bandera, y al que manifiesta amor por una España fuerte y unida, con frecuencia se le llama “facha”.


La cuestión es, que hemos pasado de un sistema educativo en el que se inculcaba el amor a España, a un sistema en que casi se podría decir que se inculca lo contrario, por lo menos en algunos lugares. Parece ser que muchos creen que el manifestar sentimientos nacionales españoles tiene que ver con el régimen del General Franco, mientras que ser nacionalista catalán, vasco, o cualquier otro que lo hay, está dentro de la normalidad.


El problema, es que quienes perdieron la guerra civil, por mucho que pactasen una modélica transición, no han podido liberarse del revanchismo y se han dedicado a destruir todo lo que les olía al régimen anterior, confundiendo valores básicos de convivencia con adoctrinación franquista, ergo si Franco cultivaba el espíritu nacional, había que hacer lo contrario, o sea, desarraigarlo.


España es UNA, y por mucho que esta palabra estuviese en el lema del movimiento franquista, podría estar perfectamente  en un lema constitucional si lo hubiere, porque España ha sido UNA desde que los Reyes Católicos conquistaron Granada  y de esto hace ya más de 500 años.


En las escuelas, ni se izan banderas, ni tampoco se arrían, el concepto de España ha desaparecido del sistema educativo; en resumen, comenzamos a no tener nación, ese concepto que tanto les cuesta definir a algunos  y que es tan sencillo,  como que una nación es una comunidad con un sentimiento nacional, así de facil, si no hay sentimiento, no hay nación.


El espíritu nacional, no es un concepto franquista, es la base de cualquier nación y si bien no tiene porqué ser un asignatura, es un sentimiento que debe cultivarse.  Así lo han visto los catalanes, y otros, que sí se han cuidado de inculcar este sentimiento a los más jóvenes aprovechando el vacío dejado por el Estado, y ahora, mal que nos pese, tienen una nación sin estado dentro de España que irá engrandeciéndose a medida de que se siga con su política de enseñanza.


Qué pena me dan esos que buscan soluciones al nacionalismo catalán a base de conceder más prebendas   - que ya no sé lo que más se puede dar-, no entienden nada, los sentimientos no se compran ni se venden como bien decía Manolo Escobar, si no se recupera el espíritu nacional español, España se convertirá irremediablemente en un conjunto de países al estilo balcánico.


No es broma

sábado, 19 de agosto de 2017

LOS MUSULMANES BUENOS


La libertad religiosa es un derecho constitucional:

“Artículo 16”: Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades…...”
También lo es el derecho a la vida:
“Artículo 15 : Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral…
Como es natural, cuando dos derechos se enfrentan, prevalece el más importante, y en este caso, está clarísimo que prevalece el derecho a la vida, porque la vida es el soporte de todos los demás derechos.

Los poderes públicos deben hacer todo lo necesario para garantizar el derecho a la vida de los ciudadanos, aunque para ello haga falta soslayar el derecho a la libertad religiosa de los musulmanes.


Está claro que no todos los musulmanes son yihadistas ni terroristas, pero está todavía más claro que un gran número de musulmanes, si lo son, otros no son terroristas ni yihadistas pero  entre ellos
lo ven bien, y sin manifestarlo, sienten intima satisfacción cuando los “suyos “matan a “infieles”. Otros son gente normal que lo desaprueba pero no hacen nada porque nada tienen que ganar haciendo algo.

Y si bien es verdad que muchos musulmanes son inocentes, no podemos pretender que el Islam en su conjunto sea una comunidad amiga y civilizada, que comparte nuestros valores. No hasta que quienes predican la bondad del Islam se separen de los violentos de forma clara y pública e incluso militante.

No es suficiente que unos cuantos aparezcan en alguna manifestación con un folio donde pone que el Islam es amor.


 Los musulmanes civilizados y honrados no pueden inhibirse, porque comparten religión, y la religión es un factor unificador  entre las personas, por lo tanto, a ellos corresponde trazar la línea y enfrentarse públicamente a los violentos y mostrar al resto de su comunidad, especialmente a los más jóvenes,  que no están conformes, que el Islam es otra cosa, y que por matar, no van a ir al cielo. 

Hasta que eso no suceda, nadie tiene que salir defendiendo la dudosa y discriminante manifestación religiosa consistente en que las mujeres vayan vestidas, como en el siglo X, con vestimentas hasta los pies cabeza tapada, nada de comprensión a culturas contrarias a nuestros principios constitucionales.

Nada de simpatías, nada de comidas especiales en las escuelas, nada de renunciar a fiestas escolares porque los musulmanes no se sientan bien, nada de nada. Y no me refiero a discriminar; que tengan los derechos de todos, pero ni uno más, y si no pueden comer cerdo, que vayan a comer a su casa, o que se traigan la comida en una fiambrera.

No se puede luchar una batalla de forma menos sanguinaria, pero hay que comenzar por algo, hay que conocer quien está contra nosotros y quién no; o se está con nosotros o contra nosotros. Decisión nada difícil cuando tan solo se trata de proteger la vida

En las guerras siempre hay daños colaterales, cuando los aliados bombardeaban la ciudades alemanas, mataban tanto a nazis como a no nazis e incluso a los enemigos de los propios nazis. Nadie se ha quejado nunca porque era una guerra, incluso se dieron medallas por ello.

La cuestión es que estamos en guerra; lo que pasa es que solo una de las partes la ha declarado. Ahora solo falta saber quién es el enemigo, y quienes están con nosotros, deben cooperar para que lo sepamos.

No es broma


domingo, 6 de agosto de 2017

 ZAPATERO EL GRAN NEGOCIADOR

Un negociador inter partes, debe ser neutral. El problema es, que cuando se da una situación de injusticia, no hay negociadores imparciales, porque como decía el arzobispo Desmond Tutu cuando se es neutral en una situación de injusticia, es que se ha elegido el lado opresor.

A pesar de todo, en el tema de Venezuela, ha surgido un negociador conocido por todos nosotros: el ex presidente Zapatero, el gran negociador, el buenista del talante, que no solo dejó a España sumida en la ruina, sino que además es el causante directo del problema que tenemos en Cataluña.


 Sin que viniera a cuento, porque nadie lo pedía, ni estaba en el programa electoral, ofreció un nuevo estatuto para Cataluña con el compromiso de aprobarlo tal como llegase de allí, fuese cual fuese su contenido.


Sin que viniera a cuento, se cargó el espíritu de la transición mediante  la Ley de Memoria Histórica, que nadie pedia, para refrescar odios que casi todos habíamos olvidado.


Sin que viniera a cuento, se puso a negociar con ETA cuando ya estaba vencida, para atribuirse a si mismo la normalización del País Vasco, llegando incluso a avisarles cuando iba a haber detenciones y haciéndoles creer que tenían posibilidades consiguiendo un fracaso y dando a los terroristas un balón de oxígeno.


El resultado es evidente, problemas en Cataluña, gente que pide la revisión de la transición, odio por todas partes, o sea que el buenismo y el talante han dejado a España convertida en dos bandos tal como la dejaron sus predecesores de hace algo mas de 80 años.


En definitiva, de Zapatero  parten casi todos los males que hoy afectan a los españoles, por lo menos los más graves. Desde el remover la guerra civil, para generar odio entere los españoles, hasta las consecuencias de la crisis económica que no abordó dada su actitud de negar la realidad hasta que fue demasiado tarde, pasando por el crecimiento del sentimiento independentista en Cataluña.


Ahora lo está padeciendo Venezuela, y hasta que no se muera seguirá estropeando  todo en lo que se meta.


Si el buenismo fuese una manera de dirigir el mundo, ya lo hubieran inventado los romanos, y lo hubiera certificado Nicolas Maquiavelo en El Principe. Por desgracia algunos creen que el pensamiento político es algo que se ha inventado en el siglo XXI.


Zapatero: con lo bien que se está en casa con una buena paga..., ¿no conoces la canción?; ... "si no sabes torear, pa que te metes"


No es broma

martes, 1 de agosto de 2017



Las vacaciones, un derecho



Hoy empiezan las vacaciones de muchos españoles, otros estarán preparándose para volver al trabajo.


No ha mucho, la presidenta de la comunidad autónoma de Madrid dijo que no pensaba tomarse vacaciones este año, decisión completamente legítima ya que en principio no parece afecte a la vida de nadie mas que a la suya. Sin embargo ya salieron  a la palestra los de siempre a criticar esa decisión, básicamente porque dicen que las vacaciones son un derecho constitucional.


Y lo son.

Claro que para empezar, no hay que confundir derecho con obligación, porque el que tenga un derecho, lo tiene a su voluntad, o sea, que tanto puede ejercerlo, o reclamarlo, como no.


Pero sobre todo, hay que constatar que las vacaciones, para que sean vacaciones, deben ser pagadas, porque sino, no son vacaciones, son un receso, una interrupción del trabajo para descansar…, lo que se quiera; pero no vacaciones.No puede ocurrir como en los primeros años de vacaciones obligatorias en el Reino Unido, que al no ser pagadas,  obligaba a los beneficiarios a buscar un empleo “vacacional” para poder subsistir durante las vacaciones.


O sea, que está muy bien que la Constitución Española en su artículo 40 obligue a los poderes públicos a garantizar las vacaciones pagadas, lo que pasa es que en realidad los únicos que tienen garantizadas las vacaciones, además de los políticos, son quienes trabajan por cuenta ajena.


Y es que por regla general, los derechos se ejercen frente a alguien, por lo tanto para que uno tenga vacaciones pagadas hace falta que haya otro que las pague y por supuesto en España solo tiene derecho a vacaciones pagadas- por mucho que diga la CE-, quien trabaja para otro, o sea, quien tenga alguien que se las pague, como por ejemplo los políticos que las cobran aunque no se sabe muy bien para quien trabajan.


Así que quien trabaja por cuenta propia, o quien no tenga trabajo, no tiene, de hecho, derecho a vacaciones por mucho que la señora Irene Montero diga que es un derecho constitucional.


Este es el problema de los derechos, que cada vez que alguien establece un derecho, al mismo tiempo tiene que buscar a alguien que lo pague, por lo cual cada vez que alguien promete algo, debería decirnos simultaneamente quien lo va a pagar.


Y dicho sea de paso, son muchísimos los que no se van de vacaciones, el país no está de vacaciones nunca, siempre hay servicios públicos, transporte, bares, restaurantes… todo funciona.


 Sin embargo, en Televisión Española, creen que el país está de vacaciones en su totalidad, dejan de emitir sus principales programas informativos y de opinión, cierran, y se van todos juntos de vacaciones, como si no tuvieran suficiente personal para turnarse; debe ser para que no haya discusiones sobre quien coge el primer turno y quien el segundo.


Es una vergüenza, porque a esos les pagamos entre todos.


No es broma

jueves, 20 de julio de 2017


EL CIRCO JUDICIAL


La administración de justicia, se está  podemizando, cada vez está más en la calle y cada vez peca mas de populismo justiciero olvidando los principios que deben adornar esta institución que tan alejada debería estar del mundo del espectáculo.

Y no sé si es la policía o el propio juzgado el que organiza estos shows mediáticos, como el de la detención de José Ángel Villar, pero en cualquier caso la policía está subordinada al juez cuando actúa como policía judicial, por lo cual la responsabilidad no se le escapa al juez que ordenó la detención.

Ya fuimos testigos de cómo el juez Castro permitía en Palma, la transmisión casi en directo, de los interrogatorios de la princesa Cristina y de Urdangarín, ya vimos la detención de Rodrigo Rato, un número de circo, en el cual incluso, un agente de aduanas se sintió, obligado por las circunstancias televisivas, a bajar con la mano la cabeza de Rato para que entrase en el coche, como en las películas americanas Por no hablar de la actuación del juez Elpidio que quiso actuar como juez estrella y justiciero aprovechando los datos de Wikipedia.

Y es que no se comprenden los números teatrales como el que acabamos de ver con respecto a la detención de Villar: Guardias civiles con chaleco antibalas, centinelas armados en la puerta de la federación (los más corpulentos del cuerpo, claro, lo mejor para la tele) y por supuesto todos los medios de Madrid, acompañando a la policía,  fotografiando y filmando la detención, e instalando cámaras sobre trípodes enfocadas hacia el interior del edificio.

Todo ello vergonzante, no tanto para los medios puesto que esos van a lo suyo, a informar, pero la justicia no puede caer en la desproporción, a facilitar la pena de telediario, especialmente cuando se trata de una actuación inicial, en la que todavía no se han presentado pruebas, que seguro que las hay, pero no justifican ese despliegue de medios ya que los detenidos, no solo no eran violentos, sino que ni se les suponía.

Y es que los jueces estrella y los justicieros no casan con el “show business”. Y para que la justicia sea igual para todos como prescribe el artículo 24 de la Constitución, da igual que sea Villar, Rato o Blesa, son presuntos delincuentes financieros y como tales se les debe tratar, a la justicia auténtica, le da igual sin son presidentes de federación, ex ministros o ex directores de banco.

La culpabilidad se declara en los juzgados, no ante los medios y en la calle y no hacen falta ni chalecos antibalas ni los guardias más fuertes del cuerpo para efectuar una detención de este tipo. Y mucho menos, retransmisiones en directo organizadas por la propia administración de justicia.

En este país, todos tenemos derechos constitucionales, incluso los que se presumen delincuentes, porque uno de los principales derechos es que todo el mundo es inocente mientras no haya una sentencia firme. Y Villar, aunque probablemente lo sea, ya ha sido declarado culpable sin juicio.

Y esto es más propio de una república bananera que de un país serio. Los juzgados, no pueden ser una delegación de medio alguno. 

No es broma

viernes, 14 de julio de 2017




 EL REY

Casualmente, por ver algo, me puse a ver una conexión de TVE cubriendo la visita del Rey de España al Reino Unido, y la verdad, me ha enganchó, me sentí orgulloso de ser español en Inglaterra, aunque vivo en Mallorca.

Solo de ver como
todo el cuerpo institucional británico se volcaba en atenciones al Rey: la familia real, El Parlamento, los líderes políticos, el alcalde de la City - centro financiero británico, y posiblemente mundial-, todo ello, me ha hecho reafirmarme en mi convicción de lo importante que es para España la monarquía constitucional.

Por otra parte, el Rey, cuyos discursos,- aprobados por el Gobierno, como es natural- han sido pronunciados en lugares estratégicos, con reclamaciones, como la de Gibraltar, y la defensa de los ciudadanos y empresas españolas en el Reino Unido, con elegancia, sin ofender a nadie, en inglés y en español, demostrando que lo que se invirtió en su preparación, fue una gran y rentable inversión.


Aunque ya sabido, España queda ante las instituciones británicas como un país de alto nivel en todos los sentidos, como una potencia mundial, si no militarmente, si como cultural, económica y sobre todo democrática, homologable con las primeras democracias del mundo.

 
La visita del Rey, no es la visita de una persona con privilegios heredados, como creen algunos ignorantes  de los que se nutren algunos partidos. La visita del Rey, ha sido la visita de España, como nación, a otra nación aliada con la que nos unen lazos de todo tipo a pesar de algunas discrepancias.


El Rey es un símbolo, cuando se desplaza, lo hace representando al pueblo de España, no pertenece a ningún partido, nos pertenece a todos, es como si fuese una bandera viviente, su imagen es la de España.


No tiene Poder, solo la representación, básicamente. Esos que dicen que no ha sido elegido, parecen olvidar que el sistema fue ratificado en referéndum por todos los españoles. No todo puede ser elegido para que haya democracia, los jueces, - y esos tienen un poder inmenso-  tampoco son elegidos, porque si lo fuesen, no podrían ser independientes.


Y aunque a algunos no les vaya a gustar lo que voy a decir, no me puedo imaginar a alguien de tal o cual partido, acudiendo a representar a España, con coleta, tatuajes en los dedos, y una camiseta  con inscripciones reivindicando,
por ejemplo, los derechos de los okupas.

Lo siento, pertenezco al sistema. Sistema que podría ser mejor pero llegados a este punto, solo se puede cambiar a peor; como se dice en mallorquín: “qui barata, es cap se grata”.

(baratar=cambiar).
 

No es broma

miércoles, 5 de julio de 2017


FORMACION DEL ESPIRITU NACIONAL


Leo una noticia donde  la vicepresidente del gobierno
dice que al Estado le bastan 24 horas para paralizar la ley del referéndum catalán. A pié de noticia dice un comentarista: 

¿Y por qué no se recupera la educación en 24 horas y se acaba con la factoría del independentismo........?
 Parece ser que los lectores ven más claro que los políticos, pero yo creo que no, lo que pasa es que algunos creen que todavía se pueden sacar votos de Cataluña de entre los nacionalistas no independentistas.

Les importa España, pero les importa más aún conseguir o mantener el sillón.


Me gustaría que alguien del Gobierno, y sobre todo de la oposición, saliese a contestar esta pregunta cuya respuesta es obvia.  Pero más me gustaría que alguno de esos que piden diálogo, nos dijesen de una puñetera vez de que hay que hablar.


Hablar no consiste en llegar y decir buenos días, ¿Cómo está usted? en este caso, hablar consistiría  en ofrecer algo, dar algo, y no se me ocurre el que, el problema es que ya está todo dado, que se ha dado demasiado, casi todo en contra de lo que dice la Constitución Española.


La verdadera  solución está en quitar.


Y es lo que dice el comentarista, lo primero que hay que hacer es quitar la competencia de educación, y ¿cómo se la vas a quitar si te presentas en plan dar algo más, a cambio de que dejen el tema de la independencia?.


No hay solución posible que no consista en parar el adoctrinamiento de los niños, cualquier cosa que se pacte con Cataluña, si no va acompañada de una regularización de la enseñanza, no será más que un aplazamiento. En Cataluña todavía pervive aquella asignatura de los tiempos de Franco: Formación del Espiritu Nacional, y no es como antes una asignatura floja que todo el mundo aprobaba, sino una asignatura troncal, la más importante en la enseñanza catalana, aunque no figure en el programa.


Por eso quieren los independentistas que voten el referéndum los mayores de 16 años, porque saben que esos ya  están todos  adoctrinados contra España y su voto a favor de la independencia es seguro. Dentro de diez años, ya no habrá un 50% de independentistas, habrá un 70% como mínimo, solo hay que contar. Los no adoctrinados van muriendo mientras que los adoctrinados van ocupando su lugar.


Así que quien quiera preservar la unidad de España, lo tiene bien claro la única manera es hacer cumplir la Ley, sin miedo, no hay mayor democracia que hacer cumplir la Ley, porque la Ley en este país, la han votado todos los españoles, incluso los catalanes.

No es broma