viernes, 24 de noviembre de 2017

PUIGDEMONT: ¿UN HEROE,
 O UN ILUSO?


La verdad, si no fuese por el mal que ha hecho a Cataluña y a España, sentiría pena por él, me refiero a Puigdemont. Le veo constantemente en los medios, haciendo como que lucha por la independencia de Cataluña con nuevos proyectos electorales y pretendiendo que su preocupación única es la consecución de la libertad y la democracia para su patria colonizada por el opresor Estado Español.


Sin embargo, a menos que sea un fanático dispuesto a dar cualquier cosa por su proyecto imposible, o un tonto integral que no se entera, su preocupación es bien distinta y seguro que no duerme lo bien que él quisiera, porque  sabe que mas tarde o más temprano,  va a perder o la libertad, o la hacienda y el arraigo.


Por mucho que gane un escaño en el Parlament  o una plaza en el Govern, o incluso volviera a ser President, su destino es la cárcel. En el momento que ponga un pie en España, será detenido e ingresado en prisión, sin perjuicio de que quede momentáneamente en libertad bajo fianza a la espera de juicio, cosa por lo demás complicada por su huida.


Y es que no puede ser de otra manera, y parece que la gente no entiende, que la política es una cosa y la justicia es otra y que por mucho que pacte con el Gobierno, por muchas
pancartas con su nombre que sus acólitos saquen a la calle, aunque fuesen millones, ningún político del signo que sea, puede hacer nada por él. De la justicia solo puede salvarlo una sentencia absolutoria y por lo que se ve a simple vista, no parece que esta sea una posibilidad dado lo que se le imputa.

Es verdad, su juicio puede tardar meses, o incluso años, pero al final se va a celebrar como ha ocurrido con Gurtel, por ejemplo, somos un país garantista las cosas van lentas, quizás demasiado, pero al final todos los expedientes penales, s
alvo muerte previa del reo suelen quedar resueltos con una sentencia, o varias.

Lo que está claro es que va a ir a la cárcel si vuelve a España. Posiblemente por muchos años.


Podría ocurrir, y no es descartable, que algún juez Belga tuviese en cuenta sus alegaciones de falta de garantías judiciales en España, digo que podría ocurrir, porque ya ha ocurrido en el pasado, y el juez, repito, denegase su devolución a España, pero ¿sería eso mejor que volver e ir a la carcel?.


Para empezar, tendría que quedarse en Belgica de por vida, sin poder siquiera viajar a otro país europeo, perdería como seguramente va a perder, todos sus bienes, incluido su chalet de tres plantas cerca de Gerona y su parte de la pastelería, si es que la tiene. Tendría que comenzar una nueva vida lejos de su muy amada Cataluña.


Eso a los cincuenta y cuatro años será muy difícil y penoso, lo digo con conocimiento pues yo ya los cumplí.

Supongo que no tendría problemas económicos, durante un tiempo hasta que le olvidasen,  teniendo en cuenta que Artur Mas, ni siquiera ha podido reunir 5 millones de Euros en toda Cataluña para evitar que le embarguen sus bienes, lo que nos da una idea de lo difícil que es sacar dinero a la gente por aquellos pagos, por heroico que sea su destino.


Trabajar le iba a costar, con un par de cursos de filología catalana en su haber, algunas crónicas de fútbol escritas para un periódico de provincias y el resto de su tiempo viviendo de la política, no parece que pudiese completar un curriculum minimo para conseguir un empleo que no fuese manual. Aunque quizás podría encontrar un enchufe para enseñar lo que sea en una escuela flamenca, pero no habla holandes y los flamencos nada quieren que se enseñe en Francés, también tienen su inmersión.


Por eso  Carles, en realidad te admiro por tu entereza. Si eres capaz de estar organizando nuevos gobiernos, nuevos procesos, pactados o sin pactar, con la que se te viene encima, pues, debes ser un súper hombre o un súper tonto, ya se verá.
 

No es broma

domingo, 12 de noviembre de 2017

LA PRISIÓN Y LAS IDEAS

Voy a escribir sobre algo que por su obviedad nunca me he atrevido a escribir para no ofender, por simplismo,  a mis pocos pero muy instruidos lectores, pero no va por ellos, sino que es una especie de  brindis al sol, por si algún ilustre ignorante se asomase a esta página:


España es un país democrático donde se cumple uno de los principios básicos de la democracia, que es la separación de poderes,  que son: el legislativo, el ejecutivo y el judicial; como que estamos en un sistema parlamentario, ocurre a veces que el poder legislativo se identifica un poco con el ejecutivo, que es quien tiene la principal iniciativa legislativa, pero en cuanto al poder  judicial, este nada tiene que ver con el legislativo, ni con el ejecutivo, o sea con el Gobierno. Esta separación no es perfecta, como no es perfecta ninguna democracia en su conjunto, pero coincide bastante con el sistema de  las demás democracias parlamentarias de nuestro entorno.


Dicho esto, resulta llamativo ver como gente supuestamente culta, como los de Podemos, habla constantemente de presos políticos, cuando se supone que sus líderes son profesores universitarios, pero claro, también es verdad que en en nuestras endogámicas universidades de las que no figura ninguna entre las cien mejores del mundo, el ser profesor, no es garantía de sapiencia ni incluso del mínimo de cultura general que se le presupone. Por supuesto que actuan de mala fe interesadamente, y para mi equivocadamente, por unos votos.


Yo conozco alguien que está en la cárcel por sus ideas, tuvo la idea entrar a robar en un bar escalando la pared trasera, lástima que le detuviesen con lo robado, porque la idea era buena. Lo mismo les ocurre a los consellers y miembros de la mesa del Parlament, tuvieron la idea de organizar un número inconstitucional y tipificado de independencia, y ahora están en prisión preventiva, también por sus ideas.

La verdad es que la mayoría de los delitos que se cometen, van precedidos de ideas, por lo cual España, y el resto de Europa, me atrevo a decir,  tienen sus cárceles repletas de gente condenada por sus ideas.


Bueno, sarcasmos aparte, los que tienen ideas delictivas, no son condenados por ellas sino por llevarlas a cabo, o sea, por cometer delitos.


Pues bien, debido a la separación de poderes, es impensable que el Gobierno pueda ordenar a un juez, o incluso sugerirle, que decrete la libertad de un preso aunque sea preventivo. Una vez que algún supuesto malhechor entra en la rueda judicial, ya nada puede hacer el Gobierno.


Es comprensible que una muchedumbre de ignorantes, aunque  la mayoría de buena fe, salga a la calle a pedir la libertad de unos presos, ya sabemos cómo funciona nuestro sistema educativo, pero es flagrante que algunos políticos bien conocedores del tema, sean quienes organizan la manifestación  a sabiendas de que la libertad que piden no es una decisión política, sino judicial y por lo tanto la única manera de conseguirla, es mediante un recurso razonado, que seguramente ya habrán hecho sus abogados, en el que se desvirtúen los argumentos del juez que los envió a la cárcel cautelarmente.


Pues bien, estas manifestaciones, bien organizadas, para presionar al Estado, son las que refuerzan, el carácter de sedición e incluso de rebelión de los presuntos delincuentes cuya libertad piden los independentistas y algún otro con coleta. Y no lo digo yo, lo dice el juez instructor del Tribunal Supremo en el auto por el que decreta la prisión eludible con fianza de la señora Forcadell y otros miembros de la mesa del Parlament. Recomiendo su lectura, está en la red.

No es broma 

jueves, 2 de noviembre de 2017

MARIANO PIRRO

Pirro fue un general griego que tras vencer a los romanos, aunque sufriendo muchas bajas, optó por volverse a Grecia sin mantener la posición. De ahí viene el nombre de victoria pírrica que hace referencia a las batallas en que el objetivo a conseguir vale menos que los daños a sufrir para su consecución.


Mariano Rajoy ha activado el artículo 155 CE para conseguir volver a la normalidad constitucional, lo cual está muy bien, lo malo es que cuando día 21 del próximo mes se celebren las elecciones autonómicas, volverá a dejar las cosas tal como están sin haber arreglado lo que habría que arreglar para que la “normalidad constitucional” fuese por lo menos, duradera.


El problema es, que los “costes” van a ser los mismos que si el Estado se hubiese tomado 6 meses, como se dijo en un principio, y que antes de celebrar elecciones, hubiese arreglado sin miedo, todas las cosas que han permitido que el independentismo llegase a donde está ahora y que van a seguir igual después de las elecciones del 21 de Diciembre.


En primer lugar, y casi con seguridad, los resultados electorales, van a ser los mismos, sino peores, y por lo tanto, los medios de comunicación públicos de Cataluña, van a seguir siendo controlados por un Parlament nacionalista: la enseñanza seguirá siendo controlada por una Generalitat nacionalista, y Omnium Cultural, la ANC, y otros, continuarán sus labores de movilización con los mismos recursos públicos que están recibiendo hasta ahora.


En resumen, la factoría de independentistas sale casi indemne. El independentismo seguirá subiendo y el futuro de Cataluña continuará siendo incierto.


Eso sí, la imagen de Rajoy también sale indemne, que es lo que le importa, se conforma con aplazar el problema y tener al  PSOE contento, lo cual es una estupidez, pues  Sánchez no mantendrá la tregua más allá del final de la intervención, si no antes.


Por otra parte, los problemas todavía no han comenzado, los jueces de instrucción podrían verse obligados a  decretar prisiones preventivas, y órdenes europeas de arresto, que a su vez ocasionarán  recursos ante los juzgados belgas, o peor sería todavía traer esposados a declarar ante la Audiencia Nacional a los que están en Bélgica. 


En definitiva, “mas presos políticos” en la prensa internacional y movilizaciones a cargo de los independentistas. Todo ello durante el periodo de campaña electoral.


Estos son los primeros costes previsibles, menos de los que se preveian en un principio, ojalá sean los únicos, ojalá me equivoque.


Tampoco se puede pedir que los fiscales no pidan prisión porque eso sería dar la razón a los que dicen que la política tiene prioridad sobre la Ley, o sea la quiebra del Estado de Derecho.


Si se hubiera puesto una fecha para elecciones un mes más tarde, por lo menos habría habido la oportunidad de una campaña electoral más tranquila cuando la situación se hubiese enfriado algo y los independentistas se hubieran desmovilizado por cansancio.


Pero aquí de lo que se trata, como siempre, es de tirar balones fuera y aplazar el problema esperando que  se pudra, pero  eso no va a pasar, hay demasiada gente cuidándose de mantenerlo vivo. Hemos perdido una gran oportunidad.



Mariano Pirro no se entera; dan ganas de llorar.

No es broma

martes, 24 de octubre de 2017

¿CUANTO VALE LA LIBERTAD?

Hay una noticia que se viene repitiendo en los medios pero que no parece que se le preste la atención que merece.


Se trata de los cinco millones y pico que Artur Mas debía depositar cautelarmente ante el Tribunal de Cuentas para hacer frente a sus responsabilidades y para evitar que se le embarguen sus bienes personales. La primera vez que salió la noticia, respondieron en la ANC que eso no era nada, que fácilmente se recaudarían entre los asistentes a la manifestación – esta vez abiertamente independentista- del 11 de Septiembre.


Así se hizo, se organizó una colecta y se formaron decenas de parejas recaudadoras, con bolsas de tela con la inscripción Love Democracy  y se pedía a los asistentes que pusieran “la voluntad” aunque se había rogado que pusiesen un mínimo de 5 €, muchos pusieron 20 o 50 €. Dicen que la colecta fue un éxito, pero la cuestión es que solo se recaudaron unos dos millones de Euros que fue lo que Arturo Mas pudo presentar. Hay que decir que la colecta siguió abierta posteriormente, y que Arturo Mas buscó infructuosamente un aval.


Esta recolecta de tanto éxito pero que no le va a servir a Mas puesto que no es suficiente y ya le han emplazado a que deposite el resto, es altamente significativa desde el punto de vista analítico.


Si el pueblo catalán está masivamente por la independencia, y teniendo en cuenta que los independentistas no son precisamente los más pobres ¿Cómo se explica que en una manifestación de un millón de personas solo se recaudasen como mucho dos millones de euros para salvar a su héroe nacional?.


Una explicación sería que a la manifestación no acudiera un millón de personas como se ha venido diciendo.


Otra explicación sería que 2€ era lo que los manifestantes estaban dispuestos a pagar por la independencia. Muy poco dinero para tanto patriotismo, ¿no creen?. Van a tener razón los que dicen que los nacionalistas creían que iban a conseguir una independencia low cost.


Pero hay otra cosa: Artur Mas estuvo buscando un aval por toda Cataluña, y no lo consiguió, por lo menos hasta es día de la fecha.


Esto quiere decir, que los independentistas que tienen dinero, que son muchos, no avalan, porque aunque les gustaría, no creen que vaya a haber independencia. Si creyeran que la independencia era posible, no perderían la oportunidad de avalar para conseguir, después de la misma, el reconocimiento de su colaboración y por supuesto, el favor de una figura tan relevante, o sea contratos públicos por valor de miles de millones. Así han venido funcionando las cosas en la Cataluña española, no iba a ser diferente en la independiente.


En definitiva, cada vez que los de la Generalitat dicen que tienen el apoyo de todo el pueblo de Cataluña, habría que matizar realmente cuantos son “todo el pueblo” y cuanto están dispuestos a pagar.


Dos millones de euros entre siete millones de catalanes, nos da menos de 29 céntimos por persona. No es mucho en lo que se valora la libertad, el “Freedom for Catalonia”. En realidad es lógico, nadie está dispuesto a pagar mucho por algo que ya tiene. 


No es broma

jueves, 19 de octubre de 2017


LA INOCENCIA.
 LOS CIEN MIL HIJOS DE SAN LUIS

Los independentistas están plenamente concentrados en una campaña para perjudicar la imagen exterior de España. Basta ver sus manifestaciones con casi todas las pancartas en inglés: “Freedom for Catalonia” “Help Catalonia”, etc. parece como si creyesen que la independencia les fuese a venir del extranjero, algo así como cuando Francia envió a los Cien Mil Hijos de San Luis en 1823 para ayudar a Fernando VII a rematar lo que quedaba de  los liberales surgidos de la Constitución de 1812.


No hay duda de que los independentistas están muy bien organizados, basta ver la base ideológica que han formado con el uso de la lengua y las escuelas, también la forma en que organizan sus movimientos callejeros, completamente coordinados, y en la propaganda exterior; no hay día que no haya en The Guardian, periódico que leo de vez en cuando, algún artículo de opinión firmado por algún peso ligero catalán de supuesta entidad.


Pues bien, me parece que al igual que son unos buenos organizadores, son unos malos analistas, como se desprende de su falta de previsión en cuanto a la huida de empresas de Cataluña, el profundo desconocimiento de la base social catalana creyendo que quienes se manifiestan regular y organizadamente, representan a la totalidad de los catalanes, y sobre todo la minusvaloración del peso internacional de España.


Parecen creer – la intelectualidad independentista- que consiguiendo deteriorar la imagen de España en el exterior, la UE y el resto de países democráticos del mundo, mas Venezuela, van a formar una especie de cruzada que vencerá al Gobierno y a todos los constitucionalistas “fachas” obligándoles a aceptar la independencia de la Cataluña libre constituida en República.


Parece cómico, pero no lo es, así piensa no solo el populacho independentista, sino la intelectualidad,  y miembros de la Generalitat casi todos universitarios muchos de ellos procedentes del mundo de la enseñanza. Esperan de la UE, del Gobierno de los EEUU e incluso de la ONU, que se produzca una condena contra España con amenazas e incluso sanciones tan graves, que España se vea obligada a atender las tan democráticas aspiraciones de un pueblo oprimido en busca de libertad.


Yo no sé si son tontos o ingenuos, aunque tampoco creo que haya gran diferencia de una cosa a la otra, quizás lo sea yo, pero a estas alturas, cuando ya se han pronunciado a favor de la legalidad constitucional y por lo tanto la indivisión de España, la UE en su conjunto y por separado, los EEUU, o sea casi todo el mundo democrático; ¿de verdad pueden creer que alguien, excepto Venezuela, va a presionar al Reino de España para que cese la opresión y de la independencia al pueblo oprimido de Cataluña?.


¿Acaso creen que van a enviar unas cuantas divisiones de la OTAN a restaurar las libertades y liberar a Cataluña de la esclavitud?, o ¿van a amenazar a España con la expulsión de la UE para que esta se desintegre?.


Pero es más, en una suposición de ciencia ficción, si amenazasen a España con expulsarla de la ONU, la OTAN y la UE, o de la Asociación de Caballeros de Malta,¿que más da? ¿iba España a ceder y dejar que se fuera un 20% del territorio del Estado?, seguro que no, sería el final de España, ningún gobierno lo consentiría, ni ningún ciudadano que se sienta español, por mucho que haya algún descerebrado con coleta.


Así que señores independentistas, dejaros ya de burdas manipulaciones de cara al exterior, porque perjudicar a España no es bueno para nadie ni siquiera para los catalanes que no se sienten españoles, porque contrariamente a lo que proclamáis en ingles, CATALONIA, IS SPAIN, yo añadiría también en el mismo  idioma, FOR EVER, y además para decirlo de forma más solemne también en latín PER OMNIA SAECULA SAECULORUM. Y no digo AMEN porque no hace falta.
 

No es broma

lunes, 16 de octubre de 2017

CAMBIAR LA CE

Soy de la opinión de que la Constitución Española, no debe ser modificada excepto por algunas cosas pequeñas. El famoso Estado Federal que preconiza el PSOE no es más que una cuestión semántica, pues España ya es un estado federal, con competencias transferidas a las  a las autonomías que les otorgan poderes incluso superiores a otros países que llevan la palabra “federal “en su propio nombre.


La CE tiene su propio  sistema para modificarla. No se puede pactar y efectuar una modificación de ciertos artículos de la CE ni siquiera con  mayoría absoluta del Congreso, por lo tanto, nada podría ser cambiado que ataña a la soberanía popular sin la aprobación de 2/3 de los miembros del Congreso y del Senado y convocatoria de nuevas elecciones, teniendo los nuevos parlamentarios que ratificar los cambios y aprobarlos en ambas cámaras también por mayoría de dos tercios y someterlo seguidamente a  referéndum nacional.

Sí se pueden hacer cambios por mayoría de 3/5, sin obligatoriedad de referéndum -  en este momento PP, PSOE y ciudadanos la tienen-, en cuanto al título VIII, o sea, podrían modificarse las competencias de las CCAA, aunque queda poco por transferir.


A nadie se le oculta, que el principal motivo de una posible modificación de la CE sería la búsqueda de una solución al problema catalán, solución que no puede llegar de la simple transferencia de recursos a esta comunidad, pues sería en detrimento  de las demás comunidades y además no arreglaría nada, pues ello, como ya se ha visto anteriormente, solo serviría para ganar tiempo.


Así pues, la famosa revisión de la Constitución “para dar encaje a Cataluña” propuesta por el PSOE, solo serviría a los nacionalistas si se otorgase separadamente a las CCAA, o solo a algunas de ellas,  la misma soberanía nacional que la que tienen ahora todos los españoles en su conjunto. En resumen que serían países distintos asociados a España con derecho a marcharse cuando así lo decidiesen.


Esto, que no se contempla en ninguna Constitución democrática, excepto en alguna del tercer mundo, en España, no habrá nunca un número de parlamentarios  que lo haga posible, salvo que Podemos –único que estaría dispuesto aparte de los independentistas- obtuviese 233 escaños y la misma proporción en el Senado en dos elecciones consecutivas y que después lo aprobara la mayoría de los españoles referéndum.


Pero sin embargo, un cambio de la CE en cuanto a las competencias de las CCAA, si podría acabar con el problema catalán, problema que pronto se hará extensivo a otras comunidades si no se pone remedio: la clarificación de una vez por todas del Título VIII de la CE y la recuperación por el Estado, de las competencias en materia de Educación, Seguridad.


En los tiempos en los que estamos en los que las tendencias mundiales son las de eliminar fronteras, el independentismo solo puede prosperar mediante  el adoctrinamiento de los niños en las escuelas. En Cataluña también está TV3 y Catalunya Radio, pero para privatizar estas, no hace falta modificar la CE.


Claro que ni el PP ni el PSOE van a atreverse a quitar competencias a nadie, es más fácil meter la cabeza en un hoyo como los avestruces y esperar que escampe. De momento, solo veo capaces de hacerlo, a los de Ciudadanos.


Menudas
asociaciones de medradores y maleantes: partidos políticos, salvo honrosas excepciones, estos solo van a lo suyo.

No es broma

martes, 10 de octubre de 2017


¿INGENUOS, TONTOS, O MALAS PERSONAS?

Hoy he escuchado una entrevista a Joan Manuel Serrat,  ha dicho que el gobierno tiene que apresurarse a hablar con Puigdemont aunque no se sepa de qué hablar, que hablando, de lo que sea, siempre surgirá algo para acabar con el problema de la secesión catalana.


He escuchado a los representantes de Podemos intentando desprestigiar la manifestación de Barcelona diciendo que fue convocada por representantes de la extrema derecha como Falange Española.


También vi el domingo a Pablo Iglesias apresurándose en salir hacia Madrid, después de estar en TV3, para asegurarse de que nadie pudiese creer que estaba en Barcelona para apoyar la manifestación pro unidad de España. Estos dicen que hay que hacer un referéndum pactado que sería ganado por los que no quieren la independencia.

He escuchado a Sánchez decir que la manifestación de Barcelona fue en reclamación del dialogo. A Sánchez hace ya tiempo que le escucho: hay que dialogar enseguida con Puigdemont dijo en su entrevista con Rajoy, y lo continua diciendo, ahora dice además, que hay que ser generosos, intenta dar la impresión de que no está con el Gobierno, piensa en una moción de censura con Podemos y las elecciones que vendrían después.


Todos saben que autorizar un referéndum para decidir sobre la independencia de Cataluña, además de ser ilegal, sería tanto como reconocer el derecho de una región a decidir por su cuenta sobre el territorio de todos los españoles.


Además aunque los independentistas perdiesen, sería  un neverendum, que se repetiría con cualquier excusa hasta que saliese el sí, cosa que pasaría más pronto que tarde puesto que tienen a las fábricas de independentistas – las escuelas- en plena producción.


Todos saben que no se puede dialogar con gente que ha incumplido la Ley, por muchas vueltas que le demos, Tanto Puigdemont como Junqueras como todo el gobierno de la Generalitat y la presidenta del Parlament, son delincuentes. ¿Cómo podría un Gobierno serio negociar con golpistas?, ¿acaso se negoció algo con Tejero?, además sería negociar para dar más cosas, y encima "generosamente", según Sánchez.


Es tan obvio que me niego a creer que estos personajes, Sánchez e Iglesias no sean conscientes de ello, no son tontos, pero España solo les importa para gobernarla y se arriesgan a perderla a sabiendas. Consideran que el riesgo vale la pena.


Pues bien si le damos a Serrat el beneficio de la inocencia – no es un político profesional- y descartamos que Sánchez e Iglesias sean tontos, entonces es que son malas personas. El español que arriesga el desmembramiento de España por sus propios intereses, es malo, incluso roza la traición.


No es broma