martes, 24 de agosto de 2010

El burka, el niqab y las medidas de seguridad de Esquilache

Hoy día, muchas personas bienintencionadas, aunque a mi modo de ver equivocadas, se oponen a la prohibición en la via pública, de las prendas femeninas que cubren integramente a las mujeres islámicas el “burka” o el “niqab” alegando que se trata de un acto de intolerancia religiosa.

Curiosamente en España, tenemos un precedente, en 1766, bajo el reinado de Carlos III, se produjo en Madrid, y posteriormente en otras provincias españolas, el llamado Motin de Esquilache, el motivo, fue la publicación de un bando que prohibía el uso de la capa larga y el sombrero de ala ancha, pues con esa indumentaria resultaba difícil a la autoridad poder identificar a los malhechores, además se podían llevar armas escondidas, las cuales se utilizaban para cometer asaltos y todo tipo de fechorías, la medida nada tenía que ver con cambio alguno de usos sociales, sino que se trataba de una medida de seguridad bastante razonable.

Así pues, prescindiendo de la polémica de la tolerancia, por cierto hacia una religión que en estos últimos tiempos se ha convertido en bastante intolerante, no  cabe olvidar el precedente del Bando de Esquilache, pues en estos tiempos de terrorismo, con medidas de seguridad en aeropuertos, edificios públicos, etc.no resulta razonable que alguien pueda ir por la via pública sin poder ser identificado y con la posibilidad de llevar armas automáticas o explosivos bajo sus vestimentas.

No es broma

1 comentario:

Javier Tellagorri dijo...

Completamente de acuerdo. Si en tiempos de Esquilache suponía un peligro el uso de las largas capas para cometer atentados con arma blanca, ahora está mucho más justificado prohibir esos ropajes islamistas que ocultan armas mucho más mortíferas.