sábado, 22 de enero de 2011

EL SENADO Y LA TRADUCCION SIMULTANEA
Todos los medios de comunicación hablan estos días, del servicio de traducción simultánea introducido en el Senado para que los senadores puedan hablar en sus respectivas lenguas oficiales. Hay comentarios de todo tipo; la mayoría tratan de la oportunidad de esta medida por razones económicas dada la situación actual de crisis, otros de la inutilidad de la misma dado que todos conocen el castellano mejor que la propia lengua autonómica que se traduce, alguno incluso, se refiere al derecho a expresarse en la lengua de la comunidad que representa.

Pues bien, a mi modo de ver, todo está dicho en el artículo tres de la Constitución Española :
Artículo 3.
1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
2. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.
Este artículo podrá ser interpretado como se quiera, pero aun retorciendo la Constitución, como es habitual en estos tiempos de zapaterismo, no veo como se puedan obviar las siguientes premisas:
  1. El castellano es la única lengua oficial del Estado.Las demás lenguas autonómicas son oficiales solo en sus respectivas comunidades autónomas; se pueden hablar como se quiera y en cualquier lugar (no está prohibido, España es un país libre)  pero nadie está obligado a a entenderlas fuera de las mismas (ni dentro aunque no se cumplan las sentencias).
  2. El Senado por mucho que sea que es una cámara de representación territorial, es una cámara estatal, no autonómica, todos sus miembros tienen el deber de conocer el castellano.

Dicho esto, ¿que derechos se protegen con la traducción simultanea en un lugar donde no existe el derecho a hablar en lengua alguna que no sea el castellano?; ninguno, en realidad es un acto simbólico, como quienes estando peleados y necesitando hablarse, lo hacen dirigiéndose a un tercero para que pase el mensaje aunque se oigan directamente, solo para demostrar que son diferentes. En realidad, es la primera vez que el Senado sirve para algo; ahora es un gran escaparate internacional para que unos cuantos proclamen a cuenta de todos los españoles: que España como nación no existe, todos los demás, actuan como notarios, solo representan la tonta utilidad… y a sus partidos digitales.

No es broma…
…es de pena

6 comentarios:

Josito dijo...

Es el mismo razonamiento que yo he utilizado en mi blog.
Un saludo.

jc navarro dijo...

Pienso que argumentas bien pero yerras en la interpretación que haces de la CE, das una información un tanto sesgada de la misma.
En primer lugar omites el apartado 3 del art. 3 CE, que establece que todas las lenguas españolas gozarán de especial respeto y protección. No especifica que dichas consideraciones, necesariamente han de hacerse en su respectivos territorios. En Madrid, también ha de respetarse el catalán, eusquera, etc.
En segundo lugar, me pregunto ¿Quiénes eligen a los senadores catalanes?, por ejemplo. Es el pueblo catalán quienes los elijen y representan al pueblo catalán y su lengua es el catalán, que junto con el castellano son cooficiales en Cataluña y si el pueblo puede expresarse en catalán ¿por qué no sus representantes?
En cualquier caso, me resulta chocante que se utilicen traductores para asesinos (etarras) en la Audiencia Nacional, que es un órgano del Estado, puesto que si son vascos y por tanto españoles, tienen el deber de conocer el castellano. Sin embargo, para el Senado no vale.

Un saludo.

Guillermo dijo...

Ves como es este país, a pesar de que nunca has mencionado que haya que despreciar las lenguas autonómicas se sienten despreciados. Ahora que el resto de ciudadanos europeos y de algunos paises sudamericanos pueden votar en las selecciones autonómicas y municipales, ¿podrán sus representantes hablar en suomi, quechua, polaco, italiano y demas, y se deberá contratar traductores en las comunidades y ayuntamientos?.
Tienes toda la razón, es de pena.

Tòfol dijo...

Hola JC, es obvio que no vemos las cosas igual en cuanto al artículo 3 de la CE, la cuestión es, como siempre, ¿qué van primero, los derechos o los deberes?, porque por regla general, los deberes de unos, son los derechos de los otros, ¿qué va primero, el derecho de los senadores a hablar en la lengua de su comunidad, o el derecho de los interlocutores (el pueblo español en definitiva) a utilizar la lengua común, y oficial, del Estado, que por otra parte es de obligado conocimiento?; no creo yo que el hablar mediante interprete sustituya al mencionado derecho pues sería como decir que cualquier lengua es oficial con tal de que se informe a posteriori de lo que se ha dicho. Cierto que la interpretación puede solventar una situación de emergencia entre personas que no hablan la misma lengua, pero no puede ser utilizada, pienso yo, como instrumento para obviar un deber constitucional, máxime cuando como en este caso, se intenta diferenciar a unos españoles de otros.

Para mi, respetar no significa renunciar, mas bien, compartir, y proteger no significa permitir, mas bien, cuidar.

Saludos

Anónimo dijo...

Veamos,

350.000 euros anuales cuesta la traducción simultánea en el Senado. 350.000 euros nos va a costar a la mayoría de los españoles el caprichito del multilingüismo. Cualquier persona por otro país alucinaría si, por ejemplo en el Parlamento Británico hubiera traducción simultánea para cuatro diputados gaélicos (el gaélico es un idioma ancestral de origen celta), eso sí, a costa del erario público. ¿Se imaginan tal situación de locos? Pues yo no. Es que hay países y países, y ya lo dice el refrán “Spain is different”; con más razón que un santo oigan.

Es normal que la gente se pregunte, pues la gente no es tonta (solo que está un poco asqueada de tanto político sinvergüenza), si es necesario una traducción simultánea de unos senadores que, cuando están en la cafetería y entre pasillos, hablan entre ellos en el idioma de Cervantes, o sea, en castellano y no pasa absolutamente nada pues se entienden a la perfección (sin necesidad de traductores).

La respuesta a esta pregunta es sencilla: Nuestros gobernantes han perdido el norte y sólo saben gobernar a base de despropósitos. Eso sí, la culpa es de la oposición y de los gobiernos de Aznar (Felipe González tampoco tiene la culpa de nada). Eso sí que se les da bien, echar la culpa al otro.

Lo que dice el apartado 3º del art 3 de la constitución es eso, que la riqueza lingüistica gozará de respeto y protección, al ser patrimonio cultural; protección que no puede ser contraria al apartado 1º del citado artículo, el castellano es la lengua oficial del Estado, todos los españoles (incluido los diputados) tienen el deber de conocerla y el derecho de usarla. Las otras lenguas sólo deben tener caracter oficial en sus respectivas zonas. Que yo sepa el Senado es una institución estatal y por lo tanto sólo debe hablarse un idioma, el castellano. Lo demás es un despropósito.

Saludos desde un país de fabula.

JIV

Tòfol dijo...

JIV:Suscribo todo lo que dices, sin embargo, el tema económico con todo lo inoportuno que es dada la presente situación de crisis, es para mi de menor importancia; lo verdaderamente grave es el mensaje que los nacionalistas transmiten:” el Castellano, no es nuestra lengua, nosotros tenemos otra”, el siguiente paso será completar la frase: “además no somos españoles”.
El Castellano, es la lengua común de todos los españoles, así lo manda la Constitución Española, y no puede ser de otra manera puesto que el idioma común es uno de los principales vínculos de unión de las naciones, ya es penoso que en algunas comunidades autónomas se excluya el Castellano en la educación con la excusa de proteger las lenguas cooficiales, pero que no se hable Castellano en una cámara estatal es un privilegio reservado a oradores extranjeros invitados, precisamente porque no son españoles

Saludos a todos